Propiedad Industrial vs Propiedad Intelectual: diferencias y conceptos clave

Autor: Dudatis.com

Propiedad Industrial vs Propiedad Intelectual: diferencias y conceptos clave

Son muchos los que tienen dudas acerca de las diferencias entre propiedad intelectual y propiedad industrial, dos conceptos que, además de tratar aspectos que son diferentes, están amparados por leyes distintas. En cualquier caso, el objetivo que mantienen ambas en común es su finalidad de proteger la manera en la que se expresan unas ideas originales, ya sea en el terreno cultural o en el ámbito industrial.

Propiedad Industrial

Como hemos mencionado, tanto la propiedad intelectual como la propiedad industrial se encuentran regidas con diferentes leyes, por lo que no se puede hacer referencia a una única ley unificada para tratar ambos. De esta manera, aunque a priori puedan parecer conceptos que son similares, la realidad es que esto dista mucho de la realidad.

En este sentido, la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) aclara las diferencias entre ambos conceptos para tratar de evitar que pueda haber dudas al respecto. Si hacemos referencia a la distinción de este organismo, la Propiedad Industrial se encarga de proteger las creaciones relacionadas con el sector secundario; y lo hace a través de las marcas, las patentes, los diseños industriales y los modelos de utilidad. Asimismo, es la propia OEPM la que se encarga de gestionarlas a nivel nacional.

Si atendemos a la legislación internacional, debemos hacer referencia al Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial, datado del año 1883. En él se define de una forma muy extensa las marcas, dibujos, modelos industriales, patentes, marcas de servicio, modelos de utilidad, indicaciones geográficas, nombres comerciales y la competencia desleal.

Propiedad Intelectual

Una vez visto de qué se trata la Propiedad Industrial, hay que tener presente que la Propiedad Intelectual se encarga de comprender el conjunto de derechos que corresponden a los autores y otros titulares (productores, artistas…) sobre las obras creadas y sus respectivas prestaciones. Una particularidad al respecto es que se trata de creaciones únicas, pudiendo ser de diferentes tipos, ya sean películas, obras artísticas, obras musicales, dibujos, pinturas, esculturas, etcétera.

En este sentido, el registro de estas obras es voluntaria. A diferencia de lo que ocurre con la Propiedad Industrial, el creador de la obra original tiene el derecho por el mero hecho de crearla, sin que sea necesario efectuar un registro. En cualquier caso, siempre es recomendable para disfrutar de mayores garantías.

Asimismo, hay que tener presente que, en la Propiedad Intelectual, también se recogen otros derechos que deben ser considerados para poder entender mejor este concepto y que son los siguientes:

Derechos morales

Los derechos morales son inalienables e irrenunciables. En ellos se reconocen diferentes aspectos como la autoría de la obra en cuestión y la integridad de la misma; es decir, la forma en la que se divulgará, si se publicará con el nombre completo del autor o un pseudónimo, etcétera.

Además, hay que tener en cuenta que estos derechos se prolongan durante toda la vida del autor y a sus herederos durante 70 años después de su fallecimiento.

Derechos patrimoniales o de explotación

Los derechos patrimoniales o de explotación son aquellos que permiten al autor la forma en la que desea explotar su obra para obtener algún tipo de beneficio de ello; salvo en los casos que se encuentran reflejados en las excepciones o límites marcados por la Ley de Propiedad Intelectual.

En esta categoría hay que tener en cuenta que puede cederse a terceros, unos derechos de explotación que, al mismo tiempo, es posible distinguir entre exclusivos y de remuneración.

Derechos compensatorios

Por su parte, los derechos compensatorios son aquellos que se encargan de cubrir los derechos de propiedad intelectual que se dejan de percibir a causa de que se efectúen reproducciones de carácter privado o por las prestaciones protegidas con unos usos particulares.

En resumen, la propiedad industrial se encarga de proteger las creaciones relacionadas con el sector secundario a través de marcas, patentes, diseños industriales y modelos de utilidad. Por otro lado, la propiedad intelectual se refiere a los derechos que corresponden a los autores y titulares sobre obras creativas, como películas, obras artísticas y música. Ambos conceptos tienen sus propias leyes y regulaciones. Es importante tener en cuenta tanto la propiedad industrial como la propiedad intelectual para proteger los derechos de propiedad y garantizar la exclusividad en la explotación de estas creaciones.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.