Delitos contra la propiedad industrial: protegiendo la propiedad industrial y la marca

Autor: Dudatis.com

Delitos contra la propiedad industrial: protegiendo la propiedad industrial y la marca

Los delitos contra la propiedad industrial son infracciones penales que atentan contra los derechos que nacen con el registro de la propiedad industrial, como los derechos de explotación, comercialización y exclusividad. Estos delitos ponen en riesgo tanto al propio producto o servicio como la credibilidad de la marca. En este artículo, nuestros expertos penalistas explican en qué consisten estos delitos y cuáles son sus requisitos y penas.

¿Qué son los delitos contra la propiedad industrial?

Los delitos contra la propiedad industrial se encuentran tipificados en la legislación española, concretamente en la sección 2.ª del capítulo XI del título XII del libro II del Código Penal, en los artículos 273-277. Estos delitos buscan proteger los intereses de los empresarios, los consumidores y el interés general del Estado en relación a la transparencia y el óptimo funcionamiento del mercado.

¿Cuáles son los requisitos de los delitos contra la propiedad industrial en la legislación española?

Según la legislación española, los delitos contra la propiedad industrial requieren los siguientes elementos:

  • Ausencia de consentimiento del titular del derecho de propiedad industrial registrado.
  • Conocimiento de que el objeto se encuentra registrado con fines industriales y comerciales conforme a la legislación de marcas.
  • Fin industrial o comercial de la defraudación de la marca o la patente.

Es importante destacar que no es necesario haber causado perjuicio económico al titular del derecho para que se considere cometido el delito, basta con la realización de la conducta o acción delictiva.

¿En qué consiste la defraudación de marcas?

La defraudación de marcas abarca conductas punibles como la fabricación, producción o importación de productos que incorporen un signo distintivo idéntico o confundible con el original. Dos de las modalidades más habituales de este tipo de infracción son las importaciones paralelas y los productos falsos.

Las importaciones paralelas se refieren a la importación de un producto a España sin utilizar los circuitos de importación y distribución autorizados por la marca, con el objetivo de reducir los costos de la operación comercial.

Por otro lado, los productos falsos son aquellos que se comercializan y distribuyen con un signo distintivo falso, es decir, aquellos que son confundibles con el original registrado. Para que se considere cometido el delito, estos productos falsos deben generar un riesgo real de confusión entre el producto falso y el original, lo cual puede deberse a la similitud en el logotipo, la imitación en el diseño, una forma parecida a la del producto original, un precio equiparable o una calidad similar, entre otros elementos.

¿En qué consiste la defraudación de patentes?

La defraudación de patentes engloba cualquier conducta que vaya en contra del derecho de explotación exclusiva de una patente. Para acceder a este derecho de explotación exclusiva, es necesario cumplir con los requisitos de publicidad y satisfacer las tasas correspondientes.

La protección penal abarca a las invenciones y las innovaciones industriales, como las patentes, modelos de utilidad, procedimientos patentados y creaciones formales de aplicación artística o industrial. Además, este tipo de delitos afecta a diversos sectores de actividad, como la industria, la farmacología y la biotecnología, entre otros.

¿Qué penas llevan aparejadas los delitos contra la propiedad industrial?

Las penas establecidas en el Código Penal en casos de defraudación de marcas y patentes varían según la gravedad de las infracciones cometidas y el valor económico del bien industrial protegido. En el caso de los delitos relativos a patentes, modelos de utilidad y diseños industriales, las penas de privación de libertad oscilan entre 6 meses y 2 años, junto con penas de multa de 12 a 24 meses. En el caso de los delitos relativos a los signos distintivos de las marcas, las penas de privación de libertad van desde 1 a 4 años, y las penas de multa de 12 a 24 meses. Estas penas se incrementan en caso de acciones al por mayor.

En el caso de los delitos que atentan contra las denominaciones de origen, las penas de privación de libertad varían entre 1 y 4 años, y las multas oscilan entre 12 y 14 meses. Si existen agravantes, las penas de privación de libertad pueden oscilar entre 2 y 6 años de prisión, y las multas de 18 a 36 meses. Además, se prevé una pena de inhabilitación para el ejercicio de cualquier profesión relacionada con el delito, durante un plazo de 2 a 5 años.

En conclusión, los delitos contra la propiedad industrial son una grave amenaza para los derechos de los empresarios, los consumidores y el correcto funcionamiento del mercado. Es fundamental contar con el asesoramiento de expertos en derecho penal para proteger los derechos de propiedad industrial y marca, así como para tomar medidas legales contra posibles infracciones.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.