El Código Penal y el Homicidio: Entendiendo las Diferencias Legales

Autor: Dudatis.com

El Código Penal y el Homicidio: Entendiendo las Diferencias Legales

En nuestro recorrido por el Código Penal, hoy hablamos «del homicidio y sus formas» que corresponde al Título Primero del Libro Segundo, «Delitos y sus penas». En estos días, hay un juicio bastante mediático por el homicidio de Isabel Carrasco, la presidenta de la Diputación de León. Para este y otros casos similares, el contenido de este Título Primero es donde se encuentran recogidas las penas para este tipo de delitos. Vamos a ver a lo que se pueden exponer las tres acusadas de este juicio.

De homicidio a asesinato

Comienza el Título Primero del «homicidio y sus formas» con el Artículo 138, que nos lleva hasta el Artículo 143 del Código Penal. En este primer artículo nos dicen que la pena a un reo de homicidio irá de diez a quince años, y que dependiendo de los casos se castigará el hecho concreto con la pena superior. Los casos a los que se refiere son: cuando concurra en su comisión alguna de las circunstancias del apartado 1 del artículo 140, o cuando los hechos sean además constitutivos de un delito de atentado del artículo 550.

En el Artículo 139, ya habla de la pena para el que sea condenado como reo de asesinato, que va de quince a veinticinco años, al concurrir las siguientes circunstancias:

  • Con alevosía.
  • Por precio, recompensa o promesa.
  • Con ensañamiento, aumentando deliberada e inhumanamente el dolor del ofendido.
  • Para facilitar la comisión de otro delito o para evitar que se descubra.

Ahora es cuando debemos recordar la entrada que escribimos en el Blog, «De homicidio a asesinato», hace algunos meses para ver por qué unos casos son homicidio y otros asesinato. Termina el Artículo 139, diciendo que en caso de que en un asesinato puedan concurrir más de una de las circunstancias que se prevén en él, se debe imponer la pena en su mitad superior.

La Prisión Permanente Revisable

Ahora llegamos al Artículo 140, que contiene uno de los cambios del Código Penal más polémicos de la última reforma llevada a cabo: la prisión permanente revisable. Este artículo establece que el asesinato será castigado con pena de prisión permanente revisable cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

  1. Que la víctima sea menor de dieciséis años de edad, o se trate de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o discapacidad.
  2. Que el hecho fuera subsiguiente a un delito contra la libertad sexual que el autor hubiera cometido sobre la víctima.
  3. Que el delito se hubiera cometido por quien perteneciere a un grupo u organización criminal.

El punto dos del Artículo 140 establece que si el condenado lo es por la muerte de más de dos personas, se le impondrá la pena de prisión revisable, y nos desvía a la redacción del Artículo 78 bis.

Otro de los cambios de la última revisión o reforma de nuestro Código Penal aparece en el siguiente Artículo 140 bis, se trata de la imposición de una medida denominada «libertad vigilada», que se puede imponer a aquellos que sean condenados por uno o más delitos de los que se recogen en este Título del Código Penal.

Incitadores y sus penas

En el Artículo 141, se habla de los incitadores y sus penas. Así nos dice el Código Penal que la provocación, la conspiración, y la proposición para cometer los delitos relatados en los Artículos 138, 139 y 140, deberán ser castigados con la «pena inferior en uno o dos grados a la señalada en su caso».

En el Artículo 142, entra en juego otra figura distinta al asesinato o al homicidio, se trata de una variante del segundo, «el homicidio imprudente».

El Homicidio Imprudente

El Artículo 142 del Código Penal establece: «El que por imprudencia grave causare la muerte de otro, será castigado, como reo de homicidio imprudente, con la pena de prisión de uno a cuatro años.»

Si el homicidio imprudente se hubiera cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se impondrá asimismo la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a seis años.

Si el homicidio imprudente se hubiera cometido utilizando un arma de fuego, se impondrá también la pena de privación del derecho al porte o tenencia de armas por tiempo de uno a seis años.

Si el homicidio se hubiera cometido por imprudencia profesional, se impondrá además la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, oficio o cargo por un período de tres a seis años.

El que por imprudencia menos grave causare la muerte de otro, será castigado con la pena de multa de tres meses a dieciocho meses.

Si el homicidio se hubiera cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se podrá imponer también la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de tres a dieciocho meses.

Si el homicidio se hubiera cometido utilizando un arma de fuego, se podrá imponer también la pena de privación del derecho al porte o tenencia de armas por tiempo de tres a dieciocho meses.

El delito previsto en este apartado sólo será perseguible mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.

Suicidio Inducido

Termina este Título Primero, con el Artículo 143, que trata un tema muy sensible, el suicidio inducido. El artículo dice lo siguiente:

  • El que induzca al suicidio de otro será castigado con la pena de prisión de cuatro a ocho años.
  • Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años al que coopere con actos necesarios al suicidio de una persona.
  • Será castigado con la pena de prisión de seis a diez años si la cooperación llegara hasta el punto de ejecutar la muerte.
  • El que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas en los números 2 y 3 de este artículo.

El Significado Legal de Homicidio y Asesinato

Para entender el caso de la presidenta de la Diputación de León y por qué se elevó la imputación de homicidio a asesinato, es fundamental comprender las diferencias legales entre estos dos términos. En el Código Penal, el homicidio se refiere al acto de matar a otra persona, mientras que el asesinato implica circunstancias agravantes, como alevosía, precio, ensañamiento, o la intención de ocultar otro delito.

La decisión del juez de elevar la imputación se basa en la presencia de estas circunstancias agravantes. Es esencial que las personas comprendan estas distinciones para seguir de cerca casos legales complejos como este.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.