Derecho a la intimidad vs derecho a la imagen. Los menores en internet

Autor: Dudatis.com

Derecho a la intimidad vs derecho a la imagen. Los menores en internet

El derecho a la intimidad y el derecho a la imagen, en ocasiones, se enfrentan, no es fácil determinar una línea que los separe. Son muchos los casos en los que los famosos han desafiado a la prensa del corazón, por defender la sobreexposición no deseada de sus hijos menores de edad. Tantos son los enfrentamientos que, desde hace años, se prohíbe la publicación de fotos sin un pixelado de su rostro. Solo en el momento en el que alcanzan los 18 años, es posible publicar sus imágenes libremente. Hasta ese momento, solo padres y tutores pueden consentirlo. La importancia de ambos derechos, si se trata en menores, se magnifica y protegerlos, es prioritario y tienes todo el derecho. La ley está de tu lado.

Derechos que protegen la intimidad del menor

El art 20. de la Constitución determina los límites entre los derechos al honor, intimidad e imagen, aunque no deja claro la línea que no se debe cruzar. ¿Prioriza el derecho a la información de la sociedad, o el de imagen de quien ve su vida expuesta a la opinión pública sin desearlo? Cuando una persona ve violados sus derechos al ver su imagen publicada sin su consentimiento, debe especificar cuál de los tres derechos es el que ha sido vulnerado para que los tribunales determinen si es, o no, así.

Derecho a la imagen cuando hablamos de menores

La Ley 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, aclara cualquier duda. Los datos personales de un menor de edad pueden difundirse con su consentimiento, exclusivamente, cuando cumpla los 14 años. Antes, solo padres o tutores tiene la potestad de consentir que eso ocurra. Es una decisión a la que tienes derecho, pero que debes pensar mucho si puede perjudicar a tu hijo en un futuro. Una vez que su imagen llega a internet, pierdes cualquier control sobre ella, no sabes hacia dónde va, ni hasta quién va a llegar, y eso es muy peligroso.

El derecho al olvido, obligatorio en menores

Un estudio de la Oficina del Comisionado para la Protección de la Infancia, realizado en 2015, llega a unas conclusiones alarmantes. El 50% de las fotos compartidas de niños y niñas, acaban en foros o portales de abuso en menores. Es un porcentaje muy elevado que tiene una connotación más grave aún: la mayor parte de esas imágenes han sido publicadas por los padres. Ya sea en una conversación en algún grupo, o en un estado de whatsapp, en las redes, o en otro canal similar, sin ninguna malicia y sin pensar las consecuencias. Debes ser consciente de que eliminar una imagen ya publicada es prácticamente imposible y nadie sabe hasta dónde puede llegar. El derecho al olvido ayuda, en parte, a solucionarlo, al considerar que los menores no son conscientes de la repercusión cuando publican datos personales en redes. Teniendo en cuenta esta realidad, Google borra las imágenes de los menores siempre que se solicite por padres, tutores, o el propio menor, una medida importante, pero insuficiente. Con esto, se eliminan los datos del buscador, pero no de la web o red social en la que estén, es decir, es necesario, además, que esas entidades, tomen también la decisión de hacerlo. Sin ello, solamente se dificulta el acceso, no se impide por completo. Todo esto es una realidad, debes conocer el peligro antes de compartir imágenes de tus hijos en internet.

El peligro de compartir imágenes de tus hijos

Cuando los padres comparten imágenes de sus hijos, en la mayor parte de los casos solo intentan mostrar su felicidad con amigos, pero la realidad es muy diferente. Hasta que un niño cumple los 13 años, la cantidad de imágenes que hay publicadas de su corta vida, alcanza las 1.300. Es un dato de la Agencia de Protección y Menores en Reino Unido, con base en un estudio que realizó en 2018. Esta es la generación de niños que tiene su infancia más publicada en internet, en gran medida por la facilidad de hacerlo, es el sharenting, un fenómeno que puede ser muy perjudicial para tus hijos en la edad adulta.

Sharenting y sus consecuencias

Muchos padres no ven el peligro en acciones de este tipo. Una imagen compartida en internet es fácilmente difundida, sin que ni siquiera te des cuenta, por diferentes canales. Para un menor, es especialmente peligroso, con consecuencias que en ese momento no te imaginas y que son muy casi imposibles de evitar. Facilita el acceso al menor. Una exposición excesiva facilita conocer el día a día de tu hijo. Solo con leer lo que publicas, personas malintencionadas conocen con facilidad dónde está tu hijo, a qué colegio va y qué hace normalmente después de las clases, casi a cada momento. Acciones instintivas, sin ninguna malicia, pero lo dejas expuesto a cualquiera que pretenda hacerle daño. Falsas identidades (grooming). Desgraciadamente, estamos muy acostumbrados a leer noticias de menores que contactan en redes con unos supuestos amigos, que, en realidad, son adultos que se ganan su confianza, se trata de una práctica llamada grooming. Son personas que se acercan a ellos y consiguen que les facilite demasiada información personal, que les envíen fotos de carácter privado, o hasta concertar una cita. Esas imágenes ya están en su poder y con ellas, cualquier perjuicio para tu hijo. Publicidad en la “dark web”. La red oscura es el lugar donde acaban todas esas imágenes que se consiguen de tu hijo. En ella se encuentran las webs pornográficas y de abuso de menores a las que están expuestos desde ese momento. Este lado tan truculento de internet tiene un acceso especialmente complicado, tanto para localizar los sitios donde están las publicaciones como para, luego, conseguir salir de ellos. Acoso, bullying y ciberbullying. Es muy difícil impedir que los menores compartan, participen en las redes sociales, o entren en portales webs, si el resto de compañeros lo hace. De ahí la excesiva presencia de los menores en la red y que sea donde ponen el foco los acosadores que llegan a convertir su vida en un infierno. En los colegios, entre su grupo de amigos, en cualquier lugar muy cercano, hay menores que sufren casos de bullying o ciberbullying que les obligan a pasar por situaciones dramáticas que no pueden controlar ellos solos, y ponen en peligro su salud mental, e, incluso, su vida.

¿Cómo protejo a mis hijos en internet?

Hasta que cumplan la edad en las que ellos pueden actuar y consentir el manejo de su imagen en internet, solo tienes que prohibir que cualquier persona lo haga. Luego, llega lo más difícil, cuando ya no está en tu mano, cuando son ellos quienes deciden. La mejor manera es hacerles ver el peligro, para ellos es divertido, y una forma de pertenecer a un grupo, pero deben ser conscientes de todo lo que hay detrás.

Enséñale qué puede publicar y qué no

Es importante que hables con ellos y se lo hagas entender. Deben comprender que esa imagen, o ese comentario, que envían a sus amigos, no se queda ahí, y que puede hacerle mucho daño en el futuro. Es prioritario que aprenda a sospechar de direcciones que no conoce, a desconfiar de esas conversaciones en las que se intenta conocer demasiado de su vida o, sencillamente, que sepa detener cualquier charla que le haga sentir incómodo.

Enséñale a proteger sus contraseñas

Cualquier acceso a diferentes sitios en internet exige proteger tu identidad con contraseñas. De nada sirve esa acción si esas contraseñas se comparten con más personas, en ese momento, todas esas personas tienen acceso a tu vida. Tus hijos no son conscientes de que, lo que hacen, facilitan el acceso a sus cuentas personales, y es cuando, desde dentro, pueden hacerles mucho daño. Debe aprender no solo a crear contraseñas seguras, sino a no compartirlas.

Enséñale a respetar la intimidad de los demás

Cuando los menores conocen todos los peligros, saben cómo pueden hacerles daño, y cómo deben protegerse. Por eso mismo, saben que, pueden hacer daño a otros, que como ellos, también están expuestos. Es importante que lo aprendan, y que no entren en ese juego. Deben ser conscientes, no solo del daño que pueden sufrir, sino del que pueden hacer a otro amigo, que se paren a pensar antes de publicar algún comentario, o post, de alguien solo por una broma o una discusión. La intimidad, la imagen y el honor de los menores están muy protegidos, pero, también, son muy vulnerables. El pixelado de sus fotos antes de su publicación los protege, pero solo hasta cierta edad, después el peligro aumenta. A nuestro bufete llegan casos de delitos contra la intimidad de un menor cada vez con más frecuencia, y vivimos situaciones que perjudican mucho a jóvenes demasiado expuestos en internet. Ante algo así, aunque solo tengas una sospecha, no lo dudes, acude a un abogado especialista en Derecho de Familia para que pueda ponerle freno en los tribunales.

Si necesitas ayuda personalizada para tu caso, quieres comentarnos tu situación o necesitas asesoramiento te recordamos que puedes solicitar una cita o video cita online en cualquiera de nuestros despachos:

Madrid
Las Rozas
Móstoles
Majadahonda
Torrejón de Ardoz
Tres Cantos
San Sebastián de los Reyes
Alcobendas

Quizá también te interese:
– Protección de la infancia. ¿Cómo se garantizan los derechos de un menor?
– Derechos de los hijos nacidos fuera del matrimonio
– El derecho a la imagen
– La protección del derecho al honor


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.