Herencia sin testamento: ¿Qué hacer en caso de ausencia de testamento?

Autor: Dudatis.com

Herencia sin testamento: ¿Qué hacer en caso de ausencia de testamento?

Hace pocos días, un cliente se acercó a nuestro despacho de Las Rozas con una pregunta muy concreta: ¿Cómo se reparte una herencia sin testamento? Aunque hemos abordado en nuestro blog muchos aspectos relacionados con el derecho hereditario, nunca antes habíamos respondido específicamente a esta cuestión. Aprovechando esta consulta, vamos a explicar en detalle qué hacer en caso de no contar con un testamento y cómo se distribuye la herencia según la legislación vigente.

Herencia sin testamento: ¿Es común?

En realidad, en la actualidad no es lo más habitual encontrarse con una situación de herencia sin testamento. La mayoría de las personas, sobre todo aquellas conscientes de los problemas que pueden surgir en la distribución de los bienes, suelen tomar medidas para asegurar la correcta repartición. Esto se logra a través de la creación de un testamento ante notario o mediante una planificación más compleja de la herencia. Sin embargo, en algunos casos, el fallecimiento puede ocurrir sin que se haya realizado ninguna gestión al respecto. En estas circunstancias, será necesario aplicar las disposiciones legales que regulan la distribución de las herencias sin testamento o con testamentos inválidos, una situación similar.

Sucesiones en el Código Civil

En el Código Civil, el proceso de sucesión se regula en el Libro Tercero, en el Título Tercero, especialmente en el Capítulo Tercero, que trata sobre la sucesión intestada, es decir, la sucesión sin testamento o con testamento inválido. El Artículo 912 del Código Civil establece lo siguiente:

Artículo 912: La sucesión legítima tiene lugar en los siguientes casos: cuando uno muere sin testamento, o con testamento nulo o que haya perdido su validez; cuando el testamento no contiene la institución de heredero en todo o en parte de los bienes, o no dispone de todos los bienes correspondientes al testador; cuando falta la condición puesta a la institución de heredero, o éste muere antes que el testador, o repudia la herencia sin tener sustituto y sin que haya derecho de acrecer; cuando el heredero instituido es incapaz de suceder.

Sucesión intestada

En el caso de que no exista un testamento válido o no se haya dejado ninguno, la herencia se distribuirá según lo establecido en el Código Civil. Para estas situaciones, se recurre a la figura de la sucesión intestada. Cabe destacar que esta fórmula solo es aplicable cuando no existe un testamento válido, ya que la norma general es que el reparto se realice de acuerdo a las instrucciones del testador.

¿Cuándo se puede utilizar la sucesión intestada? Según el Artículo 912 mencionado anteriormente, se aplicará en los siguientes casos:

1. Cuando el fallecido no tiene hijos ni descendientes.

2. En ausencia de ascendientes.

3. Cuando no hay cónyuge.

4. Cuando no hay hermanos ni parientes.

5. Cuando no existen familiares con derecho a heredar.

Herederos y orden en la sucesión intestada

Según el Código Civil, los herederos en caso de sucesión intestada son la familia del fallecido, el cónyuge y, en última instancia, el Estado.

Hijos y descendientes

Los primeros en heredar son los hijos y sus descendientes. En caso de haber varios hijos, la herencia se divide en partes iguales entre ellos. Los nietos y demás descendientes heredarán a través del denominado derecho de representación, es decir, recibirán la parte que le correspondía al fallecido. Si un hijo fallece dejando descendientes, la parte de la herencia que le correspondía se repartirá entre sus herederos de forma equitativa.

Ascendientes

En ausencia de hijos o descendientes, se pasa a los ascendientes. En este caso, el padre y la madre heredan por igual. Si falta alguno de ellos, el otro recibirá toda la herencia. En el caso de que no haya padres, la herencia se dividirá entre los ascendientes más cercanos de forma equitativa, siempre y cuando sean de la misma línea. Si hay ascendientes en ambas líneas (paterna y materna), la herencia se divide en dos partes iguales, correspondiendo una mitad a cada línea, y se repartirá equitativamente entre los ascendientes de cada línea. Por ejemplo, si hay dos ascendientes por parte del padre y tres ascendientes por parte de la madre, la mitad de la herencia correspondiente a la línea paterna se repartirá entre los dos ascendientes, y la otra mitad correspondiente a la línea materna se dividirá entre los tres ascendientes.

Cónyuge

En caso de no existir hijos, descendientes o ascendientes con derecho a heredar, el cónyuge será el heredero. Sin embargo, esta disposición no aplica si en el momento del fallecimiento existía una separación judicial o de hecho.

Hermanos y parientes

En ausencia de los herederos mencionados anteriormente, los siguientes parientes que tienen derecho a heredar son los hermanos y, en su defecto, los parientes del fallecido hasta el cuarto grado.

El Estado

En última instancia, si no hay familiares con derecho a heredar, los bienes pasarán al Estado. La distribución se realizará de la siguiente manera: un tercio para instituciones municipales del lugar de residencia del fallecido, un segundo tercio para instituciones de rango provincial en la provincia de residencia y, finalmente, un último tercio será destinado a la Amortización de la Deuda Pública, a menos que el Consejo de Ministros determine un uso más adecuado de los bienes heredados. Es importante tener en cuenta que algunas Comunidades Autónomas tienen legislación propia en materia de sucesiones, lo que puede afectar al orden mencionado anteriormente. Estas comunidades son: Aragón, País Vasco, Navarra, Cataluña, Islas Baleares y Galicia.

Derecho de representación: ¿Qué es?

Como mencionamos anteriormente, los hijos heredan por derecho propio, mientras que los nietos y otros descendientes heredan a través del derecho de representación. Esto significa que, en caso de fallecimiento de un heredero con derecho a sucesión, sus hijos o descendientes heredan la parte que le correspondía. Este principio constituye una excepción a la norma general de que los parientes más cercanos excluyen a los más remotos.

¿Necesitas asesoramiento legal especializado en herencias?

Ante un caso de herencia sin testamento, es fundamental contar con abogados especializados en derecho hereditario, profesionales de confianza y con experiencia. En nuestro despacho, ofrecemos asesoramiento personalizado y estamos disponibles para resolver cualquier duda que puedas tener. Puedes contactarnos a través de nuestra página web o llamando al teléfono 91 575 90 82. Nuestro compromiso es brindarte el mejor trato y asesoramiento posible.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.