El concurso de acreedores de persona física: una herramienta para reorganizar la deuda

Autor: Dudatis.com

El concurso de acreedores de persona física: una herramienta para reorganizar la deuda

Si te encuentras en una situación en la que no puedes hacer frente al pago de tus préstamos o de tus obligaciones económicas, es importante que conozcas una herramienta muy interesante: el concurso de acreedores de persona física. Aunque generalmente se asocia este proceso con las empresas, también está al alcance de las personas naturales. En este artículo, te contaremos qué es el concurso de acreedores de persona física, cuáles son sus ventajas y cómo puede ayudarte a salir de una situación de sobreendeudamiento.

¿Qué es el concurso de acreedores de persona física?

El concurso de acreedores de persona física es una opción para reorganizar la deuda de un individuo que no puede hacer frente a sus obligaciones económicas. Imagina que te encuentras en una coyuntura en la que no puedes pagar tus préstamos o deudas frente a terceros. Mediante la presentación de un concurso de acreedores de persona física, se abre la posibilidad de reorganizar esa deuda y salir de la situación de sobreendeudamiento.

Uno de los beneficios del concurso de acreedores de persona física es que permite llegar a acuerdos de quita y espera con los acreedores concursales. Esto significa que no todos los concursos de acreedores de persona física conllevan automáticamente la liquidación del patrimonio de la persona. Se puede proponer una quita, que es una condonación de parte de la deuda, y una espera, que consiste en ampliar el plazo para devolver las deudas que no hayan sido exoneradas.

Gracias a estas quitas y esperas, la persona puede reducir considerablemente la cuantía que debe pagar a los acreedores y salir de la situación de insolvencia. Además, puede acordarse la ampliación del plazo de pago hasta 10 años, eliminando también el pago de intereses.

Ventajas del concurso de persona física

Una de las principales ventajas del concurso de acreedores de persona física es que deriva en la ley de segunda oportunidad. Una vez avanzado el procedimiento de concurso, es posible solicitar al juzgado de primera instancia el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI). Este beneficio permite a las personas físicas liberarse de ciertas deudas y empezar de nuevo sin deber absolutamente nada.

El BEPI se otorga a aquellos que demuestran su buena fe como deudores, es decir, que han intentado cumplir con sus obligaciones. Esto evita lo que se conoce como «muerte civil», en la que una persona no puede contratar préstamos ni realizar compraventas debido a varios procedimientos de ejecución de créditos.

El mecanismo de segunda oportunidad y el BEPI permiten reorganizar las deudas a través de un convenio concursal. Esta figura legal también evita el deterioro de los activos y paraliza los procedimientos de embargo y reclamación de cantidad que ya estén en curso.

Otra ventaja del concurso de acreedores de persona física es que deja de devengarse intereses de demora en las deudas y permite ganar tiempo para recomponer la situación o vender activos y evitar una ejecución generalizada.

Si te encuentras en una situación de sobreendeudamiento y necesitas ayuda para reorganizar tu deuda, te recomendamos solicitar asesoramiento especializado en derecho mercantil. Un abogado experto en este campo podrá guiarte a través del proceso de concurso de acreedores de persona física y ayudarte a obtener los beneficios del BEPI.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.