Delito de imposición de acuerdos abusivos en el ámbito societario

Autor: Dudatis.com

Delito de imposición de acuerdos abusivos en el ámbito societario

Tras el interés que han despertado en nuestros clientes esta serie de artículos sobre el derecho penal económico, nuestros expertos en este área del Derecho continúan profundizando un poco más en este ámbito. En concreto en esta ocasión nos adentramos en el delito societario de imposición de acuerdos abusivos.

¿Qué es el delito de imposición de acuerdos abusivos?

Como ya comentamos en la visión general sobre los delitos societarios, el delito de imposición de acuerdos abusivos se encuentra tipificado en el artículo 291 del Código Penal.

Este artículo establece lo siguiente: «El que deduzca dinero, bienes o ventajas indebidos de una sociedad mediante la imposición de acuerdos, aprovechando una situación mayoritaria, con perjuicio de otro socio minoritario, será castigado con penas de prisión de seis meses a tres años o pena de multa del tanto al triplo del beneficio obtenido».

En resumen, este delito se produce cuando algunos socios imponen acuerdos abusivos, aprovechándose de su situación mayoritaria, causando perjuicio a los demás socios.

¿Cuándo se produce un acuerdo de forma abusiva?

Se entiende producido el delito de imposición de acuerdos abusivos cuando se cumplen los siguientes elementos:

  1. Existencia de ánimo de lucro propio o ajeno.
  2. El acuerdo abusivo causa un perjuicio a los demás socios.
  3. El acuerdo abusivo no reporta beneficios a la sociedad.

Un acuerdo se considera abusivo por mayoría cuando se adopta en interés propio y en detrimento del resto de socios, sin responder a una necesidad razonable de la sociedad. Esto puede ocurrir tanto en la junta general como en los acuerdos del órgano de administración, tanto en sociedades constituidas como en formación.

Es importante destacar que siempre es necesario que exista un ánimo de lucro propio o ajeno (dolo) en perjuicio de la minoría. La existencia de dolo es el elemento que establece la distinción entre el ilícito civil o mercantil y el ilícito penal. Además, es requisito imprescindible que el acuerdo no reporte beneficios a la sociedad.

¿Cuándo se entiende consumado el delito?

En este punto, existe discrepancia en la doctrina. Mientras que una parte de la doctrina considera que el delito se consuma con la mera adopción del acuerdo abusivo, otra parte argumenta que no se consuma hasta que no se ejecuta el acuerdo.

¿Cuál es el bien jurídico protegido?

El objeto protegido por el artículo 291 del Código Penal, al igual que en el resto de los delitos societarios, es el correcto funcionamiento de las sociedades, que se considera un pilar fundamental de la vida económica. Además, se protegen los derechos e intereses patrimoniales de los socios.

Delitos estrechamente relacionados

El delito de imposición de acuerdos abusivos está estrechamente relacionado con otros delitos societarios. La sentencia 172/2010 del Tribunal Supremo señala que también debemos tener en cuenta los delitos de impedimento del ejercicio de los derechos del socio (artículo 293 del Código Penal) y administración desleal o fraudulenta (artículo 295 del Código Penal).

Estos delitos tipifican conductas que también pueden ser llevadas a cabo por los administradores o socios, ocasionando perjuicio en los derechos de los demás socios. Al igual que en el caso del delito de imposición de acuerdos abusivos, es necesario que exista un ánimo de lucro y se produzca un perjuicio a los socios minoritarios.

En conclusión, el delito de imposición de acuerdos abusivos es una conducta que busca obtener beneficios indebidos a costa de perjudicar a los demás socios y a la sociedad en su conjunto. Es importante contar con asesoramiento legal especializado para prevenir y combatir este tipo de delitos societarios.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.