Tipos de divorcio en España

Autor: Dudatis.com

Tipos de divorcio en España

El proceso de divorcio es un trámite que se sigue desde el momento en el que una pareja se decide a romper el vínculo matrimonial, hasta que se llega a dictar sentencia sobre el divorcio. Existen para ello diferentes mecanismos que se encuentran contemplados en el ordenamiento jurídico español.

En este sentido, hay que tener en cuenta que desde julio de 2015, el divorcio en España se puede realizar ante notario, es decir, sin que sea necesario tener que acudir a los juzgados, aunque para ello hay que cumplir con una serie de requisitos. Entre ellos el más evidente es que haya acuerdo entre las partes, que no haya hijos menores de edad o discapacitados y que la mujer no se encuentre embarazada; o disponer de la presencia de un abogado en el divorcio ante notario que se encargue de proporcionar protección y asesoramiento a los cónyuges.

Tipos de divorcio en España

Además del divorcio ante notario, se pueden distinguir principalmente dos tipos de divorcio. Hablamos del divorcio contencioso y el divorcio de mutuo acuerdo; y además existe una variante de este último, que es similar, el llamado divorcio exprés.

Divorcio contencioso

El divorcio contencioso tiene lugar en el caso de que haya un acuerdo entre las partes que se encuentran implicadas en el trámites de separación. Es el tipo de divorcio más complicado de llevar a cabo, y será el juez el que tenga que intervenir en las decisiones tomadas. En este tipo de casos es imprescindible la ayuda de los profesionales.

Cualquiera de los dos miembros de la pareja pueden comenzar con los trámites de divorcio y pedirlo. Para iniciarlo habrá que acudir a un abogado, que será quién asesore con los pasos a seguir y en qué condiciones se quedará tras el divorcio, en función de las correspondientes características familiares. En el proceso hay que abordar temas diversos, como hijos en común, bienes matrimoniales, ingresos y gastos familiares.

Una vez que el cliente decide iniciar este proceso, el abogado solicita al cónyuge una serie de documentación para poder dar comienzo al proceso, con la presentación de la demanda de divorcio contencioso. En él se explica la situación familiar y la solicitud de su cliente.

En los casos de este tipo de divorcios se exige la celebración del juicio y no se puede acudir con un solo abogado y un procurador, sino que cada una de las partes deberá contar con sus propios profesionales. Una vez presentada la demanda y recibida la respuesta por parte del otro cónyuge, el juez se encargará de hacer la citación de ambas partes.

En el caso de que haya hijos menores, también será parte el proceso de Ministerio Fiscal. En la vista se abordan las pruebas de los hechos que se presenten; y se podrán escuchar a los hijos que tengan más de 12 años o bien que tengan suficiente juicio para poder dar su punto de vista; y que así sea solicitado por alguna de las partes o se considere oportuno de oficio.

Una vez realizada la vista, el juez dictará la sentencia decretándose el divorcio, estableciendo las medidas oportunas y dando a conocer las condiciones del divorcio. La disolución del matrimonio será registrada en el Registro Civil.

Divorcio de mutuo acuerdo

El divorcio de mutuo acuerdo o divorcio amistoso, es el proceso de divorcio al que se llega en el momento que los dos cónyuges están de acuerdo en llevar a cabo una separación amistosa. De esta manera, ambos cónyuges, con la ayuda de abogados, se ponen de acuerdo para poder establecer la separación que se necesite de la celebración de un juicio. Esta es la forma de divorcio más sencilla, rápida y económico; y es que ambas partes pueden estar representadas por el mismo procurador y abogado.

Una vez el matrimonio opta por este tipo de separación, ambos presentarán de manera conjunta la demanda de divorcio o bien lo hará uno de ellos con el consentimiento de la otra parte. Presentada la demanda en los juzgados, el todavía matrimonio será citado para su ratificación y firma.

En el caso de que haya hijos menores en la pareja será avisado el Ministerio Fiscal para que valore si el acuerdo adoptado protege el interés de estos. Cuando el juez dictamine sentencia, se inscribirá la separación en el Registro Civil.

Divorcio exprés

La Ley de divorcio exprés llegó en el año 2015 abriendo una nueva vía mucho más rápida en el proceso de divorcio. Gracias a esta ley, siempre que haya acuerdo entre ambos cónyuges, el proceso de divorcio se puede reducir a tres meses.

Los cónyuges no tienen que exponer ningún motivo para el divorcio más allá de su voluntad de llevarlo a cabo; y no se exige que estén separados de forma previa para su solicitud. Para el divorcio exprés se requiere de la presentación de un convenio regulador en el que se encuentre recogido el acuerdo alcanzado por ambas partes; y además tendrán que haber transcurrido al menos tres meses desde la unión en matrimonio.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.