La custodia de las mascotas en casos de divorcio: una realidad cada vez más común en España

Autor: Dudatis.com

La custodia de las mascotas en casos de divorcio: una realidad cada vez más común en España

Las mascotas tienen un papel cada vez más protagonista en las familias españolas, donde contar con un perro o gato dentro del hogar se ha vuelto muy habitual. Estos animales no solo aportan grandes beneficios para la familia, sino que también plantean interrogantes sobre lo que puede ocurrir en caso de divorcio. En esta transcripción, analizaremos los aspectos legales relacionados con la custodia de mascotas en casos de separación matrimonial.

Disputa por las mascotas en los procesos de divorcio

En España, el elevado número de divorcios ha llevado a que la disputa por las mascotas sea una realidad cada vez más frecuente. Según las estadísticas, España se encuentra en el Top 4 de la Unión Europea en número de divorcios, y en casi la mitad de los hogares hay una mascota como mínimo. Por tanto, resulta comprensible que la custodia de las mascotas se convierta en un punto de conflicto en los procesos de divorcio.

Acuerdo o vía legal

La decisión sobre qué hacer con la mascota en un divorcio debería resolverse mediante un acuerdo entre las partes, evitando así recurrir a la vía judicial. Sin embargo, en muchos casos, es necesario que sea el juez quien tome una decisión al respecto. Antes, según el Código Civil, las mascotas se consideraban bienes muebles, lo que implicaba que cualquiera de los cónyuges pudiera reclamar su posesión. Sin embargo, actualmente se tienen en cuenta otros factores, como la relación de las mascotas con los hijos menores, en caso de que los haya. Por lo tanto, la custodia compartida de las mascotas puede tomarse de forma paralela a la de los hijos.

En el Convenio Regulador se puede establecer un régimen de visitas respecto a la mascota si se decide una custodia única. Además, si hay hijos menores y se acuerda una custodia única de ellos, suele reconocerse que las mascotas deben seguir viviendo con ellos, ya que pueden ayudar en el proceso de divorcio o separación.

Custodia compartida de mascotas

En muchas ocasiones, no hay acuerdo entre los cónyuges sobre quién se hará cargo de la mascota, por lo que la mejor solución es la custodia compartida. En este caso, se deben tener en cuenta algunos factores, como el estrés que puede sufrir el animal al cambiar de hogar constantemente. Por ejemplo, en el caso de los gatos, es contraproducente moverlos de un lugar a otro por tiempos prolongados. Sin embargo, incluso si se decide una custodia única, esto no implica que la otra parte deba dejar de ver a la mascota para siempre, ya que se puede establecer un régimen de visitas en el Convenio Regulador.

Maltrato o abandono de mascotas

En ocasiones, en casos de separación y divorcio, se dan situaciones de maltrato o abandono de mascotas por parte de la persona que se ha quedado con el animal. Estos actos suelen ser vistos como venganza hacia la expareja. En estos casos, es importante que la parte afectada denuncie estos hechos para poder obtener la custodia del animal y brindarle una vida digna.

En conclusión, la custodia de las mascotas en casos de divorcio es una realidad cada vez más presente en España. Siempre es deseable llegar a un acuerdo entre las partes sin tener que recurrir a la vía legal, pero en caso de conflicto, es fundamental contar con asesoramiento legal especializado para resolver estas cuestiones de manera justa y equitativa.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.