El Divorcio: Antes y Después

Autor: Dudatis.com

El Divorcio: Antes y Después

«El matrimonio es la principal causa de divorcio» – Groucho Marx.

El divorcio es un tema que afecta a muchas personas en distintas circunstancias. Aunque algunas personas lo ven como un fracaso, es importante recordar que hasta las parejas más famosas, como Brad Pitt y Angelina Jolie, han tenido que enfrentarse a esta situación. Como abogados especializados en divorcios, vemos casos de todo tipo todos los días.

Si te encuentras en una situación en la que ya no deseas seguir casado/a, lo mejor es consultar con un abogado desde el principio. Esto te ahorrará muchos dolores de cabeza a lo largo del proceso. Como dice el refrán, «lo que bien empieza, bien acaba».

Antes del divorcio

Antes de iniciar el proceso de divorcio, es importante tener en cuenta varias cosas:

  • ¿Qué cosas se deciden en un proceso de divorcio?
  • Divorciarse es malo, pero divorciarse contenciosamente es mucho peor
  • Divorciarse es un trámite necesario para disolver el vínculo matrimonial
  • ¿De verdad le merece la pena andar a la gresca todo ese tiempo?

Es necesario conocer qué aspectos se deben abordar en un proceso de divorcio. Esto incluye cuestiones patrimoniales como la pensión compensatoria o indemnizatoria, la liquidación del régimen económico matrimonial, entre otros. Además, si hay hijos menores de edad, se deben regular asuntos como la patria potestad, custodia, visitas, pensión alimenticia y atribución del uso del hogar familiar.

Es importante recordar que el divorcio contencioso puede ser mucho más largo y complicado que uno de mutuo acuerdo. Las disputas pueden llevar tiempo y dinero, por lo que es necesario considerar si realmente vale la pena pelear durante todo ese tiempo.

Durante el divorcio

Existen dos opciones principales durante el proceso de divorcio:

Opción A: Nos divorciamos sin tirarnos los trastos a la cabeza. El divorcio de común acuerdo.

Si tanto tú como tu cónyuge están de acuerdo en divorciarse, esto hará el proceso mucho más rápido y económico. El divorcio de mutuo acuerdo, también conocido como divorcio express, implica llegar a acuerdos en relación con las medidas patrimoniales y aquellas relacionadas con los hijos menores de edad. Estos acuerdos pueden ser regulados por un notario o un letrado de la administración de justicia.

Opción B: No podemos vernos ni en pintura: el divorcio contencioso.

Si no es posible llegar a un acuerdo amistoso, el divorcio se llevará a cabo mediante un proceso contencioso. En este caso, será el juez quien tome las decisiones, tanto en cuestiones patrimoniales como en las relacionadas con los hijos menores. Este tipo de divorcio suele llevar más tiempo y puede requerir medidas provisionales.

Después del divorcio

Una vez que has obtenido la sentencia de divorcio, es importante tener en cuenta las medidas definitivas que se establecen después del mismo. Estas medidas regulan las relaciones personales y patrimoniales entre los ex-cónyuges, así como la relación con los hijos en caso de haberlos. Esto incluye el régimen de visitas, la atribución de la guarda y custodia de los hijos, el uso de la vivienda conyugal y la contribución a las cargas familiares.

Es posible que estas medidas sean las mismas que se habían establecido provisionalmente o que sean modificadas. En cualquier caso, es importante cumplir con las disposiciones establecidas en la sentencia.

Si te encuentras en proceso de divorcio o estás considerando solicitar el divorcio, es recomendable contar con un abogado especializado en temas de familia. Ellos serán capaces de guiarte a lo largo del proceso y proteger tus derechos en cada etapa.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.