La prisión provisional: una medida cautelar delicada

Autor: Dudatis.com

La prisión provisional: una medida cautelar delicada

En nuestro trabajo como Abogados Penalistas hay una medida cautelar que siempre quisiéramos evitar a nuestros clientes: la prisión provisional. Quitar la libertad a una persona en un Estado de Derecho debe ser algo que se use con exquisita delicadeza. No en vano estamos hablando de un derecho fundamental. La decisión de imponer una prisión provisional debe ser tomada con todas las garantías para el damnificado. Hay que tener en cuenta que es una medida preventiva y, en ningún caso, presupone la culpabilidad del investigado. ¡Ojo investigado, que no condenado! Vamos a ahondar un poco en esta medida cautelar personal.

La prisión provisional en la LECr

Esta medida cautelar personal supone que el investigado ingresa en prisión. Recordemos que se trata de un medida preventiva. La misma es tomada por el Juez Instructor y se toma con las máximas garantías. Esto significa que se toma atendiendo a los requisitos y presupuestos que marca la Ley. Entre ellos está también la duración de la misma. Al entrar en prisión los derechos del investigado quedan restringidos a mínimos.

La prisión provisional se encuentra recogida en la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECr). Para que sea tomada se exige que en la causa exista al menos un hecho que pueda ser delictivo y que pueda ser castigado con pena igual o superior a dos años de prisión. En caso de que el investigado tenga ya antecedentes penales no cancelados por condenas de delito doloso, no es necesario que la posible pena por la causa investigada sea superior a los dos años.

Requisitos para la prisión provisional

Es competencia del Juez o Magistrado instructor la imposición de esta medida cautelar. También podrá ser impuesta por el Juez o Tribunal de lo Penal que conozca la causa. La podrán tomar mediante resolución judicial motivada, y sus diligencias se han de sustanciar en pieza separada. Esta medida solo puede ser impuesta en los casos expresos indicados en la Ley:

  • Que existan uno o varios hechos indiciarios de delitos, cuyas penas puedan ser iguales o superiores a dos años de privación de libertad. Si el investigado tiene antecedentes penales sin cancelar por delito doloso, las penas pueden ser inferiores.
  • Que existan indicios racionales de criminalidad en el investigado, lo que implica una valoración inicial de las pruebas existentes por parte del Juez.
  • La persecución de fines legítimos con la imposición de la medida, ya sea para evitar la ocultación, alteración o destrucción de pruebas, o para evitar que el investigado pueda atentar contra bienes jurídicos de la víctima.

Cuando se trata de delitos de violencia doméstica, no se aplica el límite de dos años de pena.

La duración de la prisión provisional

En principio, la duración de esta medida cautelar será del tiempo imprescindible para conseguir los fines que se buscan con la aplicación de los requisitos mencionados anteriormente. También mientras existan los motivos que motivaron la adopción de la misma. La Ley de Enjuiciamiento Criminal establece unos límites temporales que se deben cumplir.

Prisión provisional atenuada en el propio domicilio

Esta es una de las modalidades de la prisión provisional. Podrá ser acordada por el Juez o Tribunal que entienda la causa, imponiendo la privación de libertad de movimientos en el domicilio del encausado o investigado. Se toma esta medida en caso de enfermedad que pueda agravarse en prisión, permitiendo salidas del domicilio para atender la enfermedad bajo vigilancia.

Prisión provisional incomunicada

Esta modalidad impone una restricción adicional al derecho del internado a comunicarse con otros mientras se llevan a cabo las diligencias necesarias para evitar peligros como la sustracción de otras personas involucradas en los hechos, atentados contra bienes jurídicos de la víctima, ocultación de pruebas o comisión de nuevos delitos. Esta medida no puede extenderse más allá de cinco días.

En los últimos tiempos, con casos mediáticos en curso, el uso de la prisión provisional se ha vuelto controvertido. Investigados que pasan meses e incluso años en prisión antes de juicio, y a veces siguen en prisión incluso después de ser condenados en primera instancia. Esta medida cautelar, aunque necesaria en muchos casos, debe aplicarse con cautela y siempre respetando los derechos fundamentales del investigado.

Si necesitas un abogado especializado en derecho penal, no dudes en contactarnos. Estaremos encantados de ayudarte.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.