Atenuantes y eximentes de responsabilidad penal

Autor: Dudatis.com

Atenuantes y eximentes de responsabilidad penal

En el ámbito legal, cuando una persona comete un delito, se presume que lo ha hecho de manera consciente y voluntaria, siendo plenamente responsable de sus acciones y las consecuencias que estas acarrean. Sin embargo, existen situaciones en las que esto no es completamente cierto. Algunas personas pueden cometer un delito sin comprender plenamente lo que están haciendo o actuar de manera diferente debido a alguna anomalía intelectual o psíquica. En estos casos, se pueden invocar atenuantes o eximentes de responsabilidad penal.

Eximente por alteración psíquica

Una de las situaciones en las que se puede hablar de eximente de responsabilidad penal es cuando una persona presenta una alteración psíquica que anula por completo su capacidad para comprender y actuar de manera consciente. Esto ocurre en personas que sufren de enfermedades mentales que pueden anular su inteligencia o volición. Según el derecho penal, estas alteraciones psíquicas eliminan la culpabilidad en el autor del delito, ya que la ley establece que es necesario que el sujeto sea capaz de comprender que su acción es ilegal y actuar de acuerdo a esa comprensión.

La falta de culpabilidad conlleva a la inimputabilidad, es decir, que la persona no puede ser considerada responsable de sus acciones y por lo tanto sus conductas no son consideradas culpables. Esta inimputabilidad se produce cuando existe una alteración psíquica absoluta que impide que la persona sea imputable, es decir, que tenga las capacidades psicofísicas para actuar de manera culpable.

Eximentes de responsabilidad penal

El Código Penal español contempla estas situaciones en los artículos 19 y 20, donde se establecen las circunstancias que afectan directa y totalmente a las capacidades intelectuales y/o volitivas de una persona, considerándolas eximentes de responsabilidad penal. En el artículo 20.1 se hace mención explícita a las anomalías o alteraciones psíquicas que impiden a una persona comprender que el acto cometido es ilícito.

Tipos de alteraciones psíquicas

Dentro de las alteraciones psíquicas que pueden ser consideradas eximentes de responsabilidad penal, se encuentran:

Psicopatías

Las psicopatías no suelen ser consideradas eximentes completas, sino que se pueden tener en cuenta como atenuantes, siempre y cuando el psicópata mantenga sus capacidades intelectuales preservadas pero tenga afectada su capacidad volitiva.

Neurosis o anomalías en el instinto

En esta categoría se incluyen problemas de conducta como la piromanía, cleptomanía, histeria o ludopatía. Estas pueden ser consideradas atenuantes o, en casos excepcionales, eximentes de responsabilidad penal.

Psicosis exógenas y endógenas

Las psicosis pueden tener su origen en trastornos cerebrales, como la psicosis por intoxicación o las esquizofrenias. En algunos casos, estas psicosis pueden ser consideradas eximentes de responsabilidad, especialmente cuando el delito se comete durante una crisis psicótica.

Retraso mental

El retraso mental, también conocido como oligofrenia, puede ser evaluado durante un procedimiento penal para determinar su grado de afectación. Cuanto más profundo sea el retraso mental, mayor será la posibilidad de que sea considerado una eximente completa de responsabilidad penal.

Estados pasionales

Los estados pasionales pueden generar alteraciones psíquicas diversas, pero por lo general no se considera que tengan la suficiente entidad para excluir la culpabilidad del sujeto. En la mayoría de los casos, se consideran atenuantes.

Es importante tener en cuenta que estas eximentes no aplican cuando el trastorno mental transitorio ha sido buscado voluntariamente, como beber en exceso antes de cometer un delito.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.