Todo lo que necesitas saber sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE)

Autor: Dudatis.com

Todo lo que necesitas saber sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE)

Un ERE o Expediente de Regulación de Empleo consiste en un procedimiento de carácter administrativo – laboral, al que pueden acogerse de una manera excepcional aquellas empresas que se encuentran en una delicada situación por motivos diversos. De esta manera, es posible recurrir a ella ante periodos de crisis, una situación que permite adoptar medidas que afectan a la plantilla, entre los cuales se encuentra la suspensión temporal o definitiva de puestos de trabajo.

Objetivo del ERE

El objetivo por el cual una empresa se decide acoger a este Expediente de Regulación de Empleo (ERE) es tratar de lograr el permiso de la Autoridad Laboral para adoptar medidas que afectan a su plantilla de trabajadores, que puede consistir en la suspensión de puestos de trabajo de forma temporal o definitiva, o bien proceder a instaurar reducciones de jornadas laborales entre sus trabajadores.

En aquellos casos en los que las medidas se toman de forma temporal, en lugar de un ERE, estaríamos hablando de la denominación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo o ERTE.

Causas por las cuales se puede solicitar un ERE

Existen diferentes causas que pueden llevar a solicitar un ERE dentro de una empresa; y se encuentran debidamente reguladas por el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores. Pueden ser las siguientes:

Causas económicas

Una de las causas que pueden llevar a la solicitud de un ERE son las causas económicas, que comprenden la existencia o previsión de pérdidas, así como la reducción persistente de su nivel de ingresos ordinarios o de ventas. Para ello, el nivel de ingresos o ventas durante tres meses consecutivos debe ser inferior al que se haya registrado en los mismos trimestres del ejercicio anterior.

Causas técnicas

Las causas técnicas son aquellas que suponen que haya cambios en los medios o los instrumentos de producción, como sucede cuando la llegada de nuevos equipos o máquinas hacen que se pueda prescindir de un determinado número de trabajadores.

Causas organizativas

Las causas organizativas pueden ser alegadas en aquellas ocasiones en las que hay cambios que afectan a los sistemas y los métodos de trabajo del propio personal de la empresa; o bien que se suceden cambios en la forma en la que se organiza la producción.

Causas productivas

Otro motivo son las causas productivas, que pueden llegar a provocar la solicitud de un ERE en aquellas ocasiones en las que haya cambios en la demanda de los servicios o productos que ofrece la empresa y que sitúa en el mercado. Esto puede venir motivado, por ejemplo, por nuevas regulaciones que afectan a la empresa a la hora de poder desarrollar su actividad como lo venía haciendo.

Causas de fuerza mayor

De acuerdo a lo estipulado por el artículo 51.7 del Estatuto de los Trabajadores, por razones de causa mayor se entienden aquellas causas que vienen dadas por hechos que son ajenos y externos a la actividad empresarial, y que se considera que son inevitables o imprevisibles. Algunos ejemplos son las crisis sanitarias o los desastres naturales.

Causas ETOP

En muchas ocasiones se hace referencia a las causas ETOP, que son aquellos que se encuentran basados en causas técnicas, organizativas, productivas o económicas; y es una forma genérica de llamar a los ERE que no se provocan por fuerza mayor.

Tipos de ERE

En función de las consecuencias que tenga el ERE para los trabajadores, nos podemos encontrar con tres tipos diferentes de ERE, que son:

Reducción de Jornada

Con este ERE, los empleados afectados por él ven cómo su jornada laboral se reduce durante un periodo determinado de tiempo. De esta manera, no sufren una suspensión de su contrato, y la única diferencia es que tendrán que trabajar menos horas o días a la semana.

Suspensión de contratos

En este tipo de ERE, se suspenden parcial o totalmente los contratos de la plantilla durante un periodo de tiempo determinado. En este caso, se suspende por completo la actividad laboral de los trabajadores.

Extinción

A diferencia de lo que ocurre en los dos casos anteriores, en los que se lleva a cabo una suspensión o reducción de la jornada, en este caso el ERE de extinción tiene un carácter definitivo. De esta forma, estos empleados pierden su puesto de trabajo cuando se lleva a cabo este tipo de Expediente de Regulación de Empleo.

Es importante destacar que este tipo de ERE es un requisito obligatorio y un paso previo para poder llevar a cabo despidos colectivos. En esta ocasión, los empleados tienen derecho a percibir una indemnización mínima de 20 días por año trabajado (con un máximo de 12 meses de salario).


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.