Accidentes de Trabajo: Qué Dice la Legislación

Autor: Dudatis.com

Accidentes de Trabajo: Qué Dice la Legislación

Los accidentes de trabajo o siniestralidad laboral son una cuestión fundamental en la vida laboral. En el período comprendido entre julio de 2015 y junio de 2016, se registraron un total de 459.313 accidentes de trabajo. De estos, 455.407 fueron catalogados como leves, 3.429 como graves y 477 como mortales, con una variación del 2,8% respecto al período anterior. En este artículo, analizaremos qué considera nuestra legislación como un accidente de trabajo y qué condiciones deben cumplirse para que se considere como tal.

Accidentes de Trabajo, ¿Qué Dice la Legislación?

Según nuestra legislación, un accidente de trabajo se define como toda lesión corporal que un trabajador pueda sufrir en el desempeño de su labor por cuenta ajena, tal como se establece en el Artículo 115 del Real Decreto Legislativo 1/1994, de la Ley General de la Seguridad Social. Este artículo establece que:

Artículo 115 Concepto del accidente de trabajo:

1. Se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena.

Es importante destacar que existen casos especiales, como el de los trabajadores autónomos, que no trabajan por cuenta ajena. Algunos de ellos pueden cotizar voluntariamente por contingencias profesionales, mientras que para los autónomos dependientes, esta cotización es obligatoria. Esto se estableció con la Ley 20/2007 del Estatuto del Trabajo Autónomo, que también incluye a las empleadas de hogar.

Condiciones para que se Considere Accidente de Trabajo

Para que un evento se considere como accidente de trabajo, deben cumplirse las siguientes condiciones:

  1. Lesión corporal: Debe haber una lesión física causada por heridas, golpes o enfermedades. Las secuelas psíquicas o psicológicas derivadas de estas lesiones también se asimilan a las lesiones corporales.
  2. Relación con el trabajo: El accidente debe ser consecuencia directa del trabajo realizado.

Supuestos que se Consideran Accidente de Trabajo

Se consideran accidentes de trabajo aquellos que ocurren mientras el trabajador está realizando sus tareas laborales, incluso si son diferentes de las habituales. Esto incluye las tareas encomendadas por el empresario, así como aquellas que el trabajador realiza por iniciativa propia en beneficio de la empresa. Además, se consideran accidentes de trabajo los que tienen lugar en el lugar de trabajo durante la jornada laboral, a menos que se demuestre que no están relacionados con el trabajo. También se incluyen los accidentes «in itinere», es decir, los ocurridos durante el trayecto de ida o vuelta al trabajo, siempre que se cumplan ciertos requisitos.

En casos en los que el trabajador recibe una misión, los accidentes ocurridos durante el cumplimiento de esa misión también se consideran accidentes de trabajo.

Además, los accidentes de los cargos de carácter sindical y los actos de salvamento relacionados con el trabajo se consideran accidentes de trabajo, ya sean realizados por orden directa o de forma espontánea por el trabajador.

Los accidentes provocados por imprudencias profesionales, en los que la confianza del trabajador influye en sus acciones, también se consideran accidentes de trabajo.

Enfermedades y Accidentes de Trabajo

Cuando una enfermedad previa se agrava como resultado del trabajo, se considera un accidente de trabajo. Esto también se aplica a las enfermedades intercurrentes que son complicaciones derivadas de un accidente de trabajo. Para que se considere así, debe existir una relación directa entre el accidente inicial y la enfermedad subsiguiente. Las enfermedades comunes contraídas en el ejercicio laboral también se consideran accidentes de trabajo, siempre que se pueda demostrar la relación causa-efecto entre el trabajo y la enfermedad.

Lo que no se Considera Accidente de Trabajo

Es importante destacar lo que no se considera como accidente de trabajo, tanto desde la perspectiva del empresario como del trabajador. No se considera accidente de trabajo cuando ocurre debido a la imprudencia temeraria del trabajador, que implica comportamientos contrarios a las normas laborales o desobediencia de las órdenes del empresario en cuestiones de seguridad e higiene. Además, no se consideran accidentes de trabajo aquellos debidos a fuerza mayor ajena al trabajo realizado o eventos que no guarden relación con la naturaleza del trabajo. Por ejemplo, no se consideran accidentes de trabajo los efectos de fenómenos naturales en el caso de trabajadores que laboran a la intemperie. Los atentados terroristas tampoco se consideran casos de fuerza mayor, sino acciones de terceros.

Finalmente, si el accidente es provocado intencionalmente por el propio trabajador o por un tercero que no guarda relación con el trabajo, no se considera un accidente de trabajo. Sin embargo, los accidentes derivados de acciones del empresario, compañeros de trabajo o terceros relacionados con la actividad laboral sí se consideran accidentes de trabajo, y esto se determina mediante la relación causa-efecto.

Un resumen breve

La legislación española establece de manera precisa las condiciones y circunstancias que definen un accidente de trabajo. Es fundamental que tanto los trabajadores como los empleadores estén informados sobre estas disposiciones para garantizar el cumplimiento de los derechos laborales y la seguridad en el entorno de trabajo.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.