Convertir un local en vivienda: requisitos y legalidad

Autor: Dudatis.com

Convertir un local en vivienda: requisitos y legalidad

La actual crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus ha llevado a una situación económica complicada. Esto ha ocasionado que muchas personas hayan tenido que optar por elegir locales como vivienda, haciéndose con ellos en propiedad o buscándolos como una forma de alquiler más económico. Esto implica que haya quienes tengan dudas al respecto y se pregunten acerca de la legalidad de los locales convertidos en vivienda.

Requisitos de un local para ser una vivienda

Lo primero que hay que tener en cuenta es que un local no es una vivienda de forma legal hasta que se tramiten las correspondientes licencias para su cambio de uso. Para ello es necesario iniciar un proceso de solicitud de cambio de uso en el ayuntamiento de la localidad en la que se encuentre el inmueble.

Este cambio de uso tiene varios aspectos en cuenta, entre ellos que no se afecte a la estructura del edificio y que no comprometa los elementos comunes del mismo. Cuando se concede este cambio, y tras efectuar las correspondientes obras para el acondicionamiento de la vivienda a su nuevo uso, será necesario solicitar una licencia de primera ocupación. Esta es necesaria para diferentes aspectos, como para poder llevar a cabo la solicitud de los suministros de la vivienda, como la electricidad o el agua.

Una vez obtenida la correspondiente licencia, es necesario llevar a cabo lo que se conoce como declaración de alteración catastral. Esto supone que el catastro se encargue de modificar el uso del local, haciendo así que se reconozca como vivienda. Para ello es necesario acudir a un notario que se encargue de redactar una escritura de cambio de uso; y posteriormente hacerla llegar al registro de la propiedad.

¿Cualquier local puede convertirse en vivienda?

A la pregunta de si se puede convertir cualquier local en una vivienda, hay que tener presente que no, no todos los locales pueden llegar a convertirse en viviendas. Hay diferentes aspectos que pueden hacer que un local no pueda pasar a ser una vivienda, y esto tiene que ver con características como las dimensiones, ventilación o iluminación. Por este motivo, antes de tomar la decisión de comprar un local para convertirlo en vivienda, es necesario asegurarse de que el proyecto es viable.

En principio, la gran mayoría de los locales no están preparados para un uso residencial, por lo que, de forma legal, no es posible vivir en un local que no tenga ese tipo de uso. No obstante, como ya hemos mencionado, se podrá convertir en una vivienda de forma legal a través de un cambio de uso en el ayuntamiento.

Para ello será necesario presentar un proyecto de cambio de uso. Este debe encontrarse redactado por un arquitecto, haciendo cumplir así todas las leyes y normativas que se encuentran en vigor.

Proyecto de cambio de uso

El proyecto de cambio de uso es elaborado por un arquitecto, siendo un documento en el que se deben cumplir los requisitos mencionados, así como los siguientes:

  • Conseguir la aprobación del proyecto técnico por parte del ayuntamiento.
  • Hacer el pago de los correspondientes impuestos municipales y tasas que deben afrontarse con motivo de la solicitud de la licencia de obras.
  • Realizar la declaración de alteración catastral, a fin de constatar que se produce el cambio de local a vivienda.

Una vez que haya terminado la obra tendrás que obtener la licencia de primera ocupación. Para ello tendrás que presentar el certificado de final de obra y la declaración de alteración catastral en el ayuntamiento.

Requisitos de un local para ser una vivienda

Los requisitos para cambiar el uso de local a vivienda varían en función de las exigencias de cada Comunidad Autónoma y municipio, pero por norma general es necesario cumplir con las condiciones de habitabilidad exigidas por el ayuntamiento.

Más allá del número de metros cuadrados con los que cuente el local, hay determinados elementos que son indispensables para un hogar, como son la cocina, el dormitorio, el baño o la estancia/comedor. Lo que varía es la posibilidad de que estos se agrupen en función de los metros del local.

Por norma general, se considera que para una vivienda, como mínimo se necesitará una superficie útil de 25 metros cuadrados, ya que entre esas dimensiones y 37 metros cuadrados se podría construir un estudio. Esto significa, una vivienda de tan solo una habitación con funciones de salón-comedor-dormitorio y cocina más el baño. Por debajo de este tamaño no es posible el uso residencial de un local.

A partir de 38 metros cuadrados útiles se puede proceder a transformar el local en una vivienda con diferentes estancias, tales como cocina, comedor, aseo y dormitorio. No obstante, como ya hemos mencionado, todo depende de la legislación urbanística de cada municipio y comunidad autónoma, ya que la norma y su Plan General de Ordenación Urbana serán diferentes.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.