Diferencias entre custodia monoparental y custodia compartida

Autor: Dudatis.com

Diferencias entre custodia monoparental y custodia compartida

Uno de los temas más habituales en el despacho y dentro del área de abogados de familia son los procesos de modificación de medidas, que sirven para adaptar las medidas adoptadas en procesos matrimoniales a las condiciones actuales. Una de estas modificaciones más comunes es el cambio de custodia monoparental a custodia compartida. En este artículo, explicaremos las diferencias entre ambas y hablaremos sobre un caso real que ilustra esta situación.

La guarda y custodia

Antes de hablar sobre las diferencias entre la custodia monoparental y la custodia compartida, es importante entender el concepto de guarda y custodia. La guarda y custodia se refiere al derecho de convivencia con los hijos menores no emancipados. La patria potestad, por otro lado, se refiere a los derechos y deberes de los padres sobre sus hijos, que en principio se concede a ambos padres.

La guarda y custodia suele otorgarse tradicionalmente a las madres debido a raíces culturales y sociales. Sin embargo, cada vez más se reconoce que la custodia compartida es la mejor solución para los hijos, siempre que sea posible.

Custodia monoparental

La custodia monoparental es aquella que recae sobre uno de los progenitores, mientras que el otro progenitor tiene derecho a un régimen de visitas para pasar tiempo con los hijos. Este régimen de visitas suele incluir fines de semana alternos y periodos vacacionales en los que el progenitor no custodio tiene derecho a estar con los hijos. En este tipo de custodia, es responsabilidad del progenitor que la ejerce velar por las necesidades diarias de los hijos.

Custodia compartida

La custodia compartida, por otro lado, otorga a ambos progenitores el derecho a convivir con los hijos en periodos temporales alternos. Estos periodos son establecidos por un juez y pueden variar desde semanas hasta meses o incluso años, dependiendo de las circunstancias de cada caso. Mientras tanto, el progenitor que no tiene la custodia en ese momento tiene derecho a un régimen de visitas para ver a los hijos. El progenitor que vive con los hijos en cada periodo de custodia toma las decisiones diarias sobre ellos.

Factores que no ayudan a conseguir la custodia compartida

Existen situaciones en las que es imposible optar por la custodia compartida. Por ejemplo, cuando hay violencia física o verbal en la familia, cuando existen problemas de toxicomanía o delincuencia por parte de alguno de los progenitores, o cuando los horarios laborales o la distancia geográfica dificultan la organización de la custodia compartida.

Sentencias denegando cambio en la guarda y custodia

Existen sentencias en las que se ha denegado el cambio de custodia monoparental a compartida. Por ejemplo, en un caso en el que el padre pedía el cambio de custodia debido al cambio de edad de la niña. El tribunal argumentó que el cambio de edad en sí no era suficiente razón para cambiar la custodia. Lo que se busca en estos casos es el interés del menor y, en este caso en particular, las tensas relaciones entre los progenitores no aconsejaban el cambio de custodia.

Desencuentros matrimoniales, ¿dificultan la custodia compartida?

En principio, los desencuentros propios de las rupturas matrimoniales no son un impedimento para la custodia compartida, siempre y cuando no se crucen ciertos límites. Es importante que los padres mantengan una relación de mutuo respeto y adopten actitudes que beneficien al menor y no perturben su desarrollo emocional. El Tribunal Supremo ha establecido que la custodia compartida solo puede darse cuando existe una relación de mutuo respeto entre los padres que beneficie al menor.

Cómo favorecer el otorgamiento de la custodia compartida

Para favorecer la concesión de la custodia compartida, es importante demostrar que ambos progenitores han participado en las rutinas de los hijos desde su nacimiento, como la relación con la comunidad educativa y el seguimiento y acompañamiento en cuestiones médicas. También es importante demostrar que se tiene la capacidad de conciliar la vida laboral y familiar, teniendo en cuenta la disponibilidad horaria, la posibilidad de reducir la jornada laboral o trabajar desde casa, y la proximidad geográfica entre los domicilios de los progenitores y las escuelas de los hijos.

Un caso real: cambio de custodia monoparental a compartida

En 2007, se establecieron las medidas de custodia monoparental a favor de la madre de una menor. Sin embargo, en 2015, el padre solicitó un cambio de custodia basado en un cambio de circunstancias. El juzgado de primera instancia aceptó el cambio y otorgó la custodia compartida, argumentando que no se había demostrado una mala relación entre los progenitores y que el cambio beneficiaba a la menor.

La madre recurrió ante la Audiencia Provincial, que revocó la decisión del juzgado de primera instancia basándose en la falta de pruebas sobre el beneficio de la custodia compartida para la menor. Sin embargo, el padre presentó un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, quien restableció la sentencia de primera instancia y otorgó la custodia compartida.

El Tribunal Supremo argumentó que el interés del menor no se protegió adecuadamente en la decisión de la Audiencia Provincial. Según la jurisprudencia del tribunal, la custodia compartida es lo deseable para el interés de los menores, siempre y cuando exista una buena relación entre los padres y no se perjudique el desarrollo emocional de los hijos.

Conclusiones

En conclusión, la custodia compartida es cada vez más requerida y beneficiosa para los hijos. Sin embargo, existen factores que dificultan su concesión, como la falta de una relación de mutuo respeto entre los padres o las circunstancias adversas relacionadas con la crianza de los hijos. Para favorecer la concesión de la custodia compartida, es importante demostrar una participación activa en la vida de los hijos, la capacidad de conciliar la vida laboral y familiar, y un entorno propicio para el desarrollo de los niños. Además, es fundamental contar con el asesoramiento y representación de un abogado especializado en temas de familia para guiar a los padres a lo largo del proceso legal.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.