Derecho del menor a ser oído y escuchado en casos de divorcio

Autor: Dudatis.com

Derecho del menor a ser oído y escuchado en casos de divorcio

En un proceso de divorcio, uno de los puntos más difíciles de tratar en los bufetes de abogados, es el tema de la custodia de los hijos menores de edad. Cualquier determinación que se toma se complica, hay personas afectadas que no tienen culpa de nada y que hay que proteger. El Tribunal Supremo acuerda la obligatoriedad de oír, y escuchar, a los menores en caso de procedimientos de familia en los que se decide sobre su guarda y custodia.

Derecho del menor a ser oído y escuchado

Este derecho es la libertad de expresar sus opiniones de manera segura, y sin ninguna influencia externa de un adulto. Los menores no son solo personitas de quienes decidimos todo en cada momento, son partes fundamentales de una separación y que, en muchos casos, más sufren por ella. Son situaciones muy dramáticas en las que una familia se rompe y hay que decidir quién va a ser la parte custodia, además de cuándo y cómo va a ver a la otra parte. Su opinión, sin duda, importa mucho. Es una decisión vital, que afecta a su bienestar y a su futuro, por lo menos, hasta que alcance la mayoría de edad. Es su vida y merecen ser escuchados, cuando las decisiones que se toman, les afecta de manera tan directa. Darles la oportunidad es una decisión que debe tomarse con sumo cuidado, hay que valorar la posibilidad de que se vean influenciados por una manipulación o una fuerza de interés superior. Si el menor no tiene la suficiente capacidad de decidir, siente la presión que ejercen sus padres y, por miedo, no se expresa libremente. El derecho del menor a ser oído y escuchado solo se puede denegar en caso de no ser necesaria o por no tener la suficiente madurez.

¿Cuál es la edad mínima para declarar en un proceso de divorcio?

Se presume que, un menor, como norma general, a los 12 años tiene el juicio necesario y ya es obligatorio escucharle. No se trata de que antes de esa edad su opinión no cuente, sino que puede verse influenciado por factores externos, algo que es más fácil que ocurra cuando es demasiado joven.

¿Puede denegarse su derecho a ser escuchado?

Sí, con la intención de proteger, lo más posible, a los menores involucrados. Hablamos de casos en los que no sea relevante el tema que se esté decidiendo en los juzgados y que no le afecte directamente, o que, por edad, no tenga la suficiente madurez.

¿Qué factores determinan la declaración de un menor?

La opinión del menor no solo se escucha en caso de que lo solicite una de las partes, sino que, aun sin hacerlo los padres, el juez puede decidir si es lo más conveniente. Para una mejor decisión, el juez toma en cuenta unos importantes puntos.

Factores determinantes para el juez

Cuando un juez se enfrenta a un proceso de este tipo tiene en cuenta una serie de circunstancias en la relación del menor con los padres. Conocer su día a día, muchas veces, es esencial para decidir lo mejor para él y busca respuesta a varias circunstancias como son:- La voluntad del menor- La relación del menor con ambos padres- La relación de los padres entre ellos- El tiempo que comparte con cada uno de ellos

Hay casos en los que, por edad o por escasa madurez, antes que conocer su voluntad, es más necesario escuchar a profesionales que son quienes tienen una valoración de las consecuencias de exponerlo en una vista judicial. Así, el artículo 92.2 del Código Civil establece que “el juez, cuando deba adoptar cualquier medida sobre la custodia, el cuidado y la educación de los hijos menores, velará por el cumplimiento de su derecho a ser oídos y emitirá una resolución motivada en el interés superior del menor sobre esta cuestión”. Siempre, y en cualquier caso, la prioridad en los procedimientos de divorcio, es la protección del menor.

La protección del menor en los procedimientos de divorcio

En caso de solicitarse por una de las partes, o si es el juez quien considera adecuada su declaración, para asegurar el bienestar del menor, se escucha qué tiene que decir el propio menor, siempre buscando su protección.

¿Cómo se protege al menor en un proceso de custodia?

El menor debe estar seguro y protegido en todo momento, y se deben tener en cuenta sus circunstancias, para que hacerlo no le afecte demasiado. En caso necesario, el propio menor puede decidir ejercitar su derecho a ser escuchado con la asistencia de profesionales durante su declaración. En todo momento, es necesario proteger su intimidad. El lenguaje de los procedimientos legales, tan complejo muchas veces, debe adaptarse a él, utilizando en todo momento palabras y frases que pueda comprender. El menor debe contar con la información del proceso que se lleva a cabo en su presencia, conocer los datos de las preguntas y las consecuencias de sus respuestas. La madurez del menor debe ser valorada por profesionales especializados en caso de no alcanzar la edad mínima. Esto se hace con un estudio de su desarrollo evolutivo y su capacidad para comprender qué está pasando. En caso de que no sea posible su presencia, o no sea conveniente para él estar en la sala, cuenta con la opción de que se comunique a través de sus representantes legales, o de cualquier otra persona que, por su relación y cercanía, tenga confianza. Esa persona debe tener sus mismos intereses, nunca buscar una decisión judicial contraria a lo que desee el menor, en definitiva, alguien que haga valer la opinión del menor y no la suya propia.

Influencias en la decisión de un menor

Cada caso se estudia de manera independiente y se tiene muy en cuenta todo lo que el menor diga para valorar el grado de verdad, y que no existan intereses ocultos. Nos hemos encontrado casos en los que el menor actúa bajo la influencia de sus padres, quienes, con amenazas o castigos, obligan a que diga esto o aquello. O todo lo contrario, verse influido por la promesa de conseguir premios, o beneficios, si lo hace. Tampoco se tiene en cuenta una decisión tomada por motivos personales o para conseguir algo que desea, como ir al colegio que quiere, o cualquier otra cosa basada en aspectos en los que no interviene su bienestar. Jueces y abogados de familia deben llegar al fondo de cada decisión que toma el menor, determinando si son argumentos creíbles e imparciales, sin influencias de ningún tipo. No hay que olvidar que hablamos de niños demasiado pequeños, que pueden no tener del todo claro qué es lo que más le conviene, y ser manipulados por personas cercanas, en quienes confían, y no miran tanto por su bienestar como deberían, sino por razones egoístas, para que el niño diga uno cosa u otra. Es obligatorio escuchar a los menores, además de porque tienen mucho que decir, porque se trata de decisiones que les afectan muy directamente, no puedes ignorar qué necesitan. Somos los abogados de Derecho de Familia quienes tenemos la obligación de conocer la verdadera razón de sus respuestas en el proceso, y darnos cuenta de si existe o no influencia externa en su declaración. La experiencia y los conocimientos nos dan mucha ventaja para conseguir no solo el mejor acuerdo, para nuestros clientes, en una separación o divorcio, sino la mejor situación para tus hijos.

Cuéntanos tu caso, deja nuestro equipo de abogados de familia te ayude. Si necesitas ayuda personalizada para tu caso, quieres comentarnos tu situación o necesitas asesoramiento te recordamos que puedes solicitar una cita o video cita online en cualquiera de nuestros despachos: Madrid, Las Rozas, Móstoles, Majadahonda, Torrejón de Ardoz, Tres Cantos, San Sebastián de los Reyes, Alcobendas.

Quizá también te interese:

  • Los menores en internet
  • Delito de abandono de menores o discapacitados
  • Protección de la infancia. ¿Cómo se garantizan los derechos de un menor?

0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.