Diferencias entre delitos de estafa y apropiación indebida

Autor: Dudatis.com

Diferencias entre delitos de estafa y apropiación indebida

Como abogados penalistas y con experiencia en delitos económicos, hoy desgranamos una duda habitual en nuestro despacho: ¿Cuáles son las diferencias entre delitos de estafa y apropiación indebida? A continuación, analizaremos las características de cada uno de estos delitos y las similitudes que comparten.

El delito de apropiación indebida

El delito de apropiación indebida se refiere a cuando una persona recibe una cosa que produce obligación de ser entregada o devuelta, pero desatendiendo a esa obligación, la persona en cuestión incorpora la cosa a su patrimonio. El caso más común sería la entrega de una cantidad de dinero con un fin, y que ese dinero se desvíe al patrimonio personal del receptor. Este delito se recoge en el Código Penal, en el Artículo 253.

El delito de estafa

Por otro lado, cuando hablamos de estafa nos referimos a un delito en el que un sujeto obtiene de otro una disposición patrimonial valiéndose de algún engaño. Es decir, el estafador utiliza algún tipo de engaño para hacer creer al estafado que lo que está ocurriendo es normal. Este delito también se encuentra recogido en el Código Penal, en el Artículo 248.

Estafa y apropiación indebida, no, no son lo mismo

Si bien ambos delitos se encuentran en el capítulo de las Defraudaciones del Código Penal, no son exactamente lo mismo. La diferencia fundamental entre ellos es que en la estafa hay un engaño, mientras que en la apropiación indebida no necesariamente lo hay. En la apropiación indebida, la persona recibe la cosa de forma aparentemente lícita y luego se apropia de ella sin cumplir con la obligación de devolución. En cambio, en la estafa, el engaño es parte fundamental para conseguir la disposición patrimonial del estafado.

Delitos de las «Defraudaciones»

Tanto la estafa como la apropiación indebida son consideradas delitos de defraudación y están recogidos en el Título XIII del Código Penal, el cual se refiere a los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico. En concreto, se encuentran en el Capítulo VI dedicado a las Defraudaciones. Dentro de este capítulo, también se incluyen otros delitos relacionados, como la administración desleal, las defraudaciones de fluido eléctrico y otras similares.

Delitos de estafa

El delito de estafa se configura cuando se utiliza el engaño para inducir a otro a realizar un acto de disposición patrimonial en perjuicio propio o ajeno y con ánimo de lucro. Es importante destacar que el engaño debe ser lo suficientemente importante como para crear en la víctima la apariencia de veracidad y llevarla a realizar dicho acto. Puede manifestarse de diversas maneras, como, por ejemplo, mediante la manipulación informática, el uso fraudulento de tarjetas de crédito o débito, entre otros.

Delitos de apropiación indebida

En cambio, en el delito de apropiación indebida, no necesariamente hay un engaño. Se comete cuando una persona se apropia de algo que pertenece legítimamente a otra persona, con ánimo de lucro, y sin cumplir la obligación de devolverlo. Este delito se configura cuando existe una relación de confianza y se abusa de ella para retener los bienes entregados, como en los casos de administración, custodia o depósito.

Delito de estafas por Internet

En la era de la tecnología, es importante mencionar las estafas por Internet, las cuales se incluyen dentro del delito de estafa en general. Estas estafas se cometen utilizando medios electrónicos y suelen ser más comunes debido a la gran cantidad de víctimas potenciales. Entre las estafas por Internet más habituales se encuentran:

El Phishing

El Phishing es una de las artimañas más utilizadas por los ciberdelincuentes para obtener información personal confidencial de las víctimas, como contraseñas, datos bancarios, entre otros. Consiste en enviar correos electrónicos falsos que se hacen pasar por entidades de confianza para solicitar registros personales.

El Pharming

El Pharming es una variante del Phishing en la cual se modifica el sistema de resolución de nombres de dominio para redirigir a las víctimas a sitios web falsos. Este tipo de estafa se basa en la manipulación de los servidores DNS y puede conducir a la obtención de datos personales y financieros.

En general, para evitar ser víctima de estas estafas, es importante desconfiar de correos o mensajes de remitentes desconocidos, verificar la autenticidad de las direcciones de correo, no abrir adjuntos o hacer clic en enlaces sospechosos, y contactar directamente con las entidades implicadas para verificar la veracidad de cualquier solicitud de información o transacción.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.