Delito de corrupción entre particulares: características y penalidades

Autor: Dudatis.com

Delito de corrupción entre particulares: características y penalidades

El delito de corrupción entre particulares es una figura legal que se encuentra enmarcada dentro de los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico. Su objetivo principal es castigar los actos de corrupción que se producen dentro del ámbito empresarial y profesional. A lo largo de este artículo, te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre esta categoría delictiva.

Qué es el delito de corrupción entre particulares

El delito de corrupción entre particulares tiene como objetivo principal sancionar la corrupción llevada a cabo por administradores, directivos, empleados o colaboradores de una empresa. Este tipo de delito se encuentra regulado por el artículo 286 bis del Código Penal.

Dentro de esta categoría delictiva, se pueden distinguir dos conductas punibles:

1. Corrupción pasiva

La corrupción pasiva se produce cuando un empleado, administrador o colaborador de una empresa acepta, solicita o recibe un beneficio a cambio de favorecer a otra persona de forma indebida en las relaciones comerciales. Estas relaciones comerciales pueden incluir la compra, venta o contratación de servicios.

El artículo 286 bis del Código Penal establece que la pena para este tipo de corrupción es de prisión de 6 meses a 4 años, inhabilitación especial para el ejercicio profesional en el comercio o industria de 1 a 6 años, y multa del tanto al triplo del valor de la ventaja obtenida.

2. Corrupción activa

Por otro lado, la corrupción activa se produce cuando una persona promete, ofrece o concede a administradores, empleados, directivos o colaboradores de una empresa una ventaja o beneficio a cambio de un trato de favor en las relaciones comerciales.

En este caso, las penalidades son similares a las establecidas para la corrupción pasiva: prisión de 6 meses a 4 años, inhabilitación especial y multa.

Características del delito de corrupción entre particulares

Una característica importante del delito de corrupción entre particulares es que se configura con solo aceptar, solicitar, prometer u ofrecer un beneficio o ventaja. No es necesario que el beneficio sea recibido o entregado efectivamente para que se considere un delito.

El objetivo de este artículo del Código Penal es proteger la libre competencia y garantizar el correcto funcionamiento del mercado. Se castigan prácticas que antes se consideraban de ámbito privado y que favorecían a empresarios que buscaban obtener beneficios de manera astuta o hábil.

Aunque este delito guarda similitudes con el cohecho, que implica a funcionarios públicos, la corrupción entre particulares equipara el ámbito privado con el público. Los trabajadores y empresarios también pueden ser considerados responsables de este delito.

Cómo se castiga el delito de corrupción entre particulares

El delito de corrupción entre particulares conlleva una pena de prisión de 6 meses a 4 años, inhabilitación especial para ejercer la actividad en la industria o comercio de 1 a 6 años, y multa del tanto al triplo del beneficio obtenido.

No obstante, los jueces tienen cierta discrecionalidad para imponer penas menores o reducir la multa en función de las circunstancias del caso. Tendrán en cuenta la cuantía del beneficio obtenido y la relevancia del papel desempeñado por el culpable en los hechos.

El artículo 286 bis.3 del Código Penal establece: «Los jueces y tribunales, en atención a la cuantía del beneficio o al valor de la ventaja, y a la trascendencia de las funciones del culpable, podrán imponer la pena inferior en grado y reducir la de multa a su prudente arbitrio».

El delito de corrupción en el deporte profesional

El delito de corrupción entre particulares también se aplica de manera expresa a los administradores, directivos, empleados y particulares de entidades deportivas. Esta figura delictiva fue incorporada al ordenamiento jurídico en el apartado 4 del artículo 286 bis del Código Penal.

Es importante destacar que este delito también abarca a árbitros, jueces y deportistas que hayan alterado fraudulentamente los resultados de eventos deportivos. Se considera una competición deportiva de especial relevancia económica cuando la mayoría de los participantes reciben algún tipo de retribución por su participación, y una competición deportiva de especial relevancia deportiva cuando es calificada como competición oficial por la federación correspondiente.

En resumen, el delito de corrupción entre particulares es una categoría delictiva que busca sancionar los actos de corrupción en el ámbito empresarial y profesional. Este delito se castiga con penas de prisión, inhabilitación y multa, y su aplicación se extiende también al ámbito deportivo.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.