¿Sigue siendo un dolor de cabeza la realización de un análisis de riesgos en protección de datos?

Autor: Dudatis.com

¿Sigue siendo un dolor de cabeza la realización de un análisis de riesgos en protección de datos?

Si tienes un negocio, seguro que una de tus principales preocupaciones es garantizar la seguridad de la información que manejas. Con la entrada en vigor del nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos Personales, los análisis de riesgos se han convertido en una obligación para las empresas. Se trata de una herramienta fundamental para evitar problemas legales, técnicos u operativos.

¿Qué es un análisis de riesgos en protección de datos?

De forma resumida, un análisis de riesgos es una herramienta que permite cumplir con la normativa de protección de datos y privacidad, identificar problemas potenciales, reducir costos de implementación y prevenir problemas futuros que puedan afectar la reputación de la empresa o entidad pública. Es un análisis previo que se realiza antes de llevar a cabo un tratamiento de datos personales, con el objetivo de establecer las medidas de control y seguridad necesarias para garantizar los derechos y libertades de los interesados.

Ejemplos de análisis de riesgos sobre protección de datos

Algunos ejemplos donde es conveniente realizar un análisis de riesgos son:

  • Puesta en marcha de una aplicación tecnológica que almacena y trata datos personales.
  • Comunicación de datos personales entre dos o más organizaciones.
  • Tratamiento de datos personales que implican la identificación de un grupo en relación al resto de la sociedad.
  • Sistemas de vigilancia, incluyendo la videovigilancia y la monitorización de individuos.

También es importante realizar un análisis de riesgos al revisar o mejorar servicios o productos existentes.

¿Quién debe realizarlo?

Es importante determinar quién será la persona encargada de coordinar el análisis de riesgos dentro de la organización. En aquellas organizaciones donde existe el Data Protection Officer (DPO), él deberá ser el responsable. En caso de que no haya un DPO, se recomienda que sea una persona con conocimientos en la materia.

No solo el DPO participará en la coordinación, sino también el personal de la organización involucrado en el producto o servicio, e incluso los potenciales usuarios.

Cómo debe realizarse este análisis de riesgos

Al realizar un análisis de riesgos, es fundamental seguir siete fases o elementos determinantes, adaptándolos al modelo y estructura de la organización. Estos elementos son:

1. ¿Es necesario?

Es importante conocer las razones por las que se debe realizar un análisis de riesgos en el proyecto, servicio o tratamiento de datos personales. Algunas preguntas que pueden ayudar a determinar si es necesario son:

  • ¿Se recabarán datos personales?
  • ¿Se comunicarán datos personales a terceros sin acceso a la información?
  • ¿Se utilizará tecnología invasiva para la privacidad?
  • ¿Se trata de datos de salud o de especial consideración?
  • ¿Se contactará con los titulares de los datos de forma invasiva?

2. Describir los flujos de información

Es importante conocer cómo se recabarán los datos personales, para qué se utilizarán, con qué finalidad y quién tendrá acceso a ellos. Es necesario responder a las preguntas: ¿Por qué?, ¿Para qué?, y ¿Quién?

3. Identificar los riesgos que afecten a la privacidad

Existen riesgos que afectan a los interesados, la reputación corporativa y el cumplimiento de las leyes de protección de datos. También es importante cumplir con los principios de protección de datos, como la finalidad, calidad de los datos, tiempo de almacenamiento, garantía de derechos ARCO, medidas de seguridad y transferencias internacionales.

4. Establecer soluciones para garantizar la privacidad

Una vez que se hayan identificado los riesgos, es necesario desarrollar medidas para eliminarlos o mitigarlos. Algunas soluciones pueden ser no recabar o almacenar ciertos tipos de datos, establecer períodos de almacenamiento y procedimientos de destrucción, implementar medidas de seguridad, desarrollar procedimientos de anonimización, garantizar el ejercicio de los derechos ARCO, establecer protocolos para cesiones de datos y adoptar medidas para informar a los afectados sobre el uso de sus datos.

5. Implementación de las soluciones

Es importante decidir qué soluciones implementar, teniendo en cuenta los riesgos aceptables para la organización. También es necesario registrar cada riesgo y solución adoptada, y publicar un informe final para proporcionar transparencia.

6. Participación de los agentes implicados

Es recomendable que en todas las fases del análisis de riesgos, fluya la información tanto interna como externamente. Internamente, deben participar diseñadores, departamento legal, DPO, departamento de TI y posibles encargados de tratamiento. Externamente, se puede solicitar la opinión de los afectados y de organizaciones de usuarios y consumidores.

7. Integración del análisis de riesgos en la gestión

Es esencial que el análisis de riesgos forme parte de la gestión de la empresa u organización para garantizar la privacidad de los productos y servicios.

Los análisis de riesgos en el RGPD

El RGPD establece que antes de poner en funcionamiento ciertos tratamientos de datos, es necesario realizar una Evaluación de Impacto en la Protección de Datos. Es importante analizar las vulnerabilidades informáticas y posibles brechas de seguridad lógica, seleccionar e implementar las mejores soluciones para prevenir y bloquear los ataques informáticos.

Diferencias entre análisis de riesgos y evaluación de impacto en protección de datos

El análisis de riesgos determina la pérdida potencial por una amenaza y el costo de las medidas de protección, mientras que la evaluación de impacto busca determinar el impacto de un evento disruptivo en los datos personales y los recursos dependientes. El análisis de riesgos se enfoca en las amenazas probables y los controles de seguridad, mientras que la evaluación de impacto analiza los riesgos que un sistema o servicio puede suponer para los derechos y libertades de las personas.

Guía AEPD de análisis de riesgos en los tratamientos de datos personales

La guía de la Agencia Española de Protección de Datos ofrece directrices para establecer una hoja de ruta que contemple la privacidad desde el inicio, facilitando el cumplimiento del RGPD y garantizando los derechos y libertades de los interesados.

Recuerda que cumplir con el RGPD es fundamental para garantizar la seguridad de los datos personales y evitar problemas legales y de reputación. Si necesitas ayuda, solicita presupuestos de profesionales especializados en protección de datos.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.