Propiedad intelectual vs. Derechos de autor: diferencias y características

Autor: Dudatis.com

Propiedad intelectual vs. Derechos de autor: diferencias y características

Tanto la propiedad intelectual como los derechos de autor se encargan de proteger la creatividad de las personas, pero existen algunas diferencias entre ellas. A continuación te vamos a explicar en qué consiste cada una y cuáles son las principales diferencias entre ambas.

Qué es la propiedad intelectual

La propiedad intelectual es el derecho de propiedad que está asociado a la creación que una persona ha realizado y que protege los derechos de los autores de cualquier obra literaria, artística o científica.

A nivel internacional, este concepto recoge tanto los derechos de autor vinculados a las obras mencionadas, como también los derechos de propiedad industrial que tienen que ver con las invenciones, los modelos industriales, las marcas y las patentes.

Sin embargo, a nivel estatal, la Propiedad Intelectual tan solo hace referencia a los derechos de autor. La Propiedad Industrial, por su parte, se regulan mediante otra normativa. Por ello, en nuestro país se utilizan los términos propiedad intelectual y derechos de autor indistintamente.

La propiedad intelectual de una obra corresponde a su autor por el hecho de haber creado la obra. Esto quiere decir que la protección de las obras se realiza de manera automática. Por lo tanto, tras haber realizado una obra, no es necesario efectuar ningún registro formal para que la autoría sea reconocida y cuente con sus correspondientes derechos de autor.

La Ley de Propiedad Intelectual es la que se encarga de proteger los derechos de autor en España. Concretamente se trata de la Ley 21/2014, de 4 de noviembre.

La Propiedad Intelectual, a través de los derechos de autor, protegen a numerosas obras, como son:

  • Obras originales de tipo artístico, literario, científico, composiciones musicales, pinturas, esculturas, fotografías, etcétera.
  • Obras que deriven de las anteriores, como pueden ser adaptaciones, traducciones, resúmenes…
  • Colecciones, tales como bases de datos, antologías…

Qué son los derechos de autor

Todos los autores, por el simple hecho de serlo, cuentan sobre sus obras con una serie de derechos que les son otorgados y que les permiten disfrutar de total capacidad y exclusividad para explotarlas. A estos derechos se les conoce como derechos de autor, y son de dos tipos:

Derechos morales

Los derechos morales tienen un carácter personal, y sin inalienables e irrenunciables, siendo en algunos casos ilimitados en el tiempo. Esto por ejemplo sucede en el reconocimiento de la autoría y la integridad de las obras, que se mantiene para siempre.

El reconocimiento de la autoría, así como la propia integridad de las obras son considerados unos de los derechos morales de mayor importancia junto al derecho a su divulgación.

Derechos económicos

Los derechos económicos o derechos de explotación, tienen una limitación en el tiempo, la cual depende de la legislación de cada país en particular. En el caso de España, su duración es durante toda la vida del autor, además de mantenerse tras su fallecimiento, recayendo en sus herederos, durante 70 años más.

Los derechos económicos o de explotación de una obra son transferibles, por lo que el autor puede decidir si quiere venderlos, cederlos o compartirlos con terceros, haya interés económico o no. Por lo tanto, en este caso, la titularidad de los derechos de explotación no siempre pertenece al autor, ya que podría haberlos cedido o vendido a una tercera persona o entidad, como puede ser un compilador, un editor, una productora, etcétera.

La legislación vigente protege ambos derechos, exigiendo que haya una autorización del autor o titular de los derechos para poder hacer uso de los mismos.

Diferencias entre propiedad industrial y derechos de autor

Por otro lado, también podemos hablar de las diferencias entre propiedad industrial y derechos de autor, que son las siguientes:

  • Las obras de derecho de autor no necesitan ser registradas con anterioridad ante las oficinas que tengan competencia para su protección; y por lo tanto, están protegidas desde que son creadas. Los derechos de Propiedad Industrial, por su parte, deben ser registrados obligatoriamente ante la autoridad que corresponda para que gocen de protección.
  • El plazo de duración de los derechos patrimoniales del autor es de por vida y los 70 años siguientes a su muerte. En el caso de las marcas, la duración es de 10 años, aunque renovables de manera indefinida.
  • Los derechos de autor no exigen que las obras protegidas sean utilizadas, que es otra diferencia con respecto a los derechos de propiedad intelectual, que sí es exigida que se utilicen bajo la sanción de posible cancelación por falta de uso. De esta manera, si una marca no se utiliza durante 3 años consecutivos, cualquier persona interesada puede solicitar su cancelación.
  • En el derecho de autor se reconocen los derechos morales para que el autor pueda impedir que su obra se vea modificada (derecho de integridad); la obligación de que siempre se le reconozca como autor de la misma (derecho de paternidad), etc. En el caso de la propiedad industrial, tan solo son reconocidos los derechos de carácter patrimonial a favor de los titulares.

En conclusión, tanto la propiedad intelectual como los derechos de autor protegen la creatividad y el trabajo de los autores, pero difieren en varios aspectos como el alcance de su protección, los tipos de obras que amparan y la forma de registro. Es fundamental entender estas diferencias para poder ejercer y disfrutar plenamente de los derechos sobre nuestras creaciones.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.