Procedimiento Monitorio: una opción para reclamar deudas de forma rápida y sencilla

Autor: Dudatis.com

Procedimiento Monitorio: una opción para reclamar deudas de forma rápida y sencilla

Un procedimiento monitorio es un juicio rápido y sencillo al que se puede acudir cuando se busca que se abone una deuda económica; independientemente del importe que sea, líquida, vencida, determinada y exigible. Si estás enfrentando una situación en la que necesitas recuperar el dinero que te deben, este proceso legal puede ser una opción viable para ti. En este artículo, te proporcionaremos información relevante sobre el procedimiento monitorio y cómo funciona.

¿Cuándo se puede acudir a un procedimiento monitorio?

Una persona puede acudir a un procedimiento monitorio cuando se acredite que existe una deuda. Esto puede hacerse de diferentes maneras:

  • A través de documentos debidamente firmados por el deudor o que cuenten con su marca, sello o cualquier tipo de señal electrónica o física.
  • Aportando facturas, certificaciones, telefax, albaranes de entrega u otros documentos unilaterales que se empleen habitualmente para documentar los créditos y deudas.
  • Presentando documentación comercial que demuestre una relación prolongada y la existencia de la deuda.
  • Acreditando la deuda a través de certificaciones de impago en cantidades debidas por gastos comunes derivados de Comunidades de Propietarios de inmuebles urbanos.

Es importante tener en cuenta que si la cantidad a reclamar es inferior a los 2.000 euros, no se necesitará la presencia ni de un procurador ni de un abogado para iniciar el procedimiento. Sin embargo, si la cantidad supera esta cifra, será necesario contar con ambos.

Cómo funciona el procedimiento monitorio

El procedimiento monitorio se inicia al presentar una petición al Juzgado de Primera Instancia del lugar de residencia o domicilio del deudor. Esta petición debe incluir la identidad del deudor, los domicilios de ambas partes (o el lugar en el que puedan ser localizados) y la cuantía de la deuda. Además, se deben adjuntar las facturas y otra documentación relevante.

Una vez admitida a trámite, el Juzgado requerirá al deudor que en un plazo de 20 días muestre su oposición o abone la deuda. A partir de este punto, pueden darse diferentes situaciones:

  1. El deudor no paga ni presenta ninguna explicación: en este caso, se dictará un auto de ejecución contra el reclamado.
  2. El deudor se opone y da sus razones: en este caso, se requerirá una declaración ordinaria o verbal, en la cual será necesario contar con un abogado y procurador, a menos que la deuda sea inferior a los 2.000 euros.
  3. El deudor paga: en este momento, el proceso será archivado y finalizado.

Es importante tener en cuenta que los procesos judiciales se basan en la igualdad de las partes, por lo que si una de las partes acude con un abogado, aunque no sea obligatorio, el juez podría exigir su presencia. Además, solo se pueden condenar las costas del juicio a una de las partes si es obligatorio que asista un abogado.

En conclusión, el procedimiento monitorio es una opción a considerar en casos de deudas económicas. Permite un proceso ágil y sencillo para reclamar el pago de una deuda, ya sea pequeña o grande. Si te encuentras en una situación en la que necesitas recuperar tu dinero, este proceso legal puede ser una herramienta útil para ti.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.