La importancia de la enervación del desahucio en reclamaciones de alquiler

Autor: Dudatis.com

La importancia de la enervación del desahucio en reclamaciones de alquiler

La enervación del desahucio puede no ser un término familiar para muchos, pero es un concepto legal de gran relevancia cuando se trata de reclamar el pago de las rentas del alquiler de forma efectiva. En este artículo exploraremos en profundidad qué es la enervación del desahucio, cómo evitar una demanda de desahucio al inquilino y cuándo no es válida la enervación. También hablaremos sobre el tiempo que puede llevar un proceso de desahucio y qué ocurre si el inquilino no recoge el burofax.

Qué es la enervación del desahucio

La enervación del desahucio está regulada en el artículo 22 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Este mecanismo legal brinda al inquilino la oportunidad de consignar las deudas del arrendamiento, lo que neutraliza el proceso de desahucio y evita que se resuelva el contrato de alquiler.

En otras palabras, gracias a la enervación del desahucio, el inquilino puede ponerse al día con todas las deudas e impagos para continuar con el arrendamiento y evitar el desahucio. Es importante tener en cuenta que este recurso solo se puede utilizar una vez durante el contrato de alquiler.

Cómo evitar una demanda de desahucio al inquilino

El inquilino puede evitar una demanda de desahucio asegurándose de pagar puntualmente la renta y cualquier otro cargo estipulado en el contrato de arrendamiento. En caso de que existan deudas pendientes, el inquilino puede recurrir a la enervación del desahucio para evitar que se inicie el proceso judicial.

Es importante tener en cuenta que si el inquilino decide recurrir al proceso judicial y paga todas las deudas (es decir, enerva el desahucio), se le puede condenar a pagar las costas procesales. Por lo tanto, la mediación y el pago de las deudas antes de que se presente la demanda de desahucio es fundamental para evitar problemas legales adicionales.

Cuando no cabe la enervación de desahucio

La enervación de desahucio no es aplicable en todos los casos. Por ejemplo, no se puede utilizar este recurso si el arrendador ha solicitado las deudas al inquilino de forma fehaciente antes de presentar la demanda de desahucio y el inquilino no ha realizado ningún pago. Tampoco se puede utilizar este recurso si el inquilino ya ha utilizado la enervación en el pasado, a menos que no haya podido pagar las deudas debido a circunstancias imputables al arrendador.

Tiempo de un desahucio de un local

La duración de un proceso de desahucio puede variar según las circunstancias de cada caso. En España, se estima que el tiempo promedio para completar un desahucio es de entre 6 y 8 meses desde la presentación de la demanda. Sin embargo, si se llega a un acuerdo amistoso con el inquilino y se realiza un desahucio extrajudicial, el proceso puede resolverse en cuestión de días.

Es importante tener en cuenta que la duración del proceso de desahucio puede depender de la voluntad y cooperación de todas las partes involucradas.

Qué pasa si el inquilino no recoge el burofax

Un aspecto que genera muchas dudas es qué ocurre si se envía un burofax al inquilino como medio fehaciente de solicitud de pago de deudas, pero el inquilino no lo recoge. Si el inquilino no recoge el burofax en un plazo de 30 días desde la caducidad del mismo, perderá la posibilidad de utilizar la enervación del desahucio.

Esto significa que el arrendador podrá presentar la demanda de desahucio por impago de las cuotas de alquiler, ya que el inquilino no ha pagado las rentas correspondientes.

Es importante destacar que si el inquilino no recoge el burofax porque no ha acudido a la oficina de Correos para recibirlo o porque ha sido rechazado, se considerará que el inquilino ha sido notificado. Esto significa que el arrendador puede proceder con la demanda de desahucio.

La enervación del desahucio es un mecanismo legal crucial para evitar el desalojo de un inquilino por impago de rentas. Es importante que los inquilinos cumplan con sus obligaciones de pago para evitar problemas legales y la posibilidad de enfrentar una demanda de desahucio. Siempre es recomendable buscar soluciones amistosas antes de recurrir al proceso judicial y, en caso de utilizar la enervación del desahucio, es fundamental realizar el pago de las deudas a tiempo para evitar consecuencias negativas adicionales.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.