Intereses Remuneratorios: ¿Qué son y cómo funcionan?

Autor: Dudatis.com

Intereses Remuneratorios: ¿Qué son y cómo funcionan?

A la hora de hablar de los intereses remuneratorios, tenemos que entender qué son y cómo funcionan. Estos intereses son aquellos que se pagan como una propia remuneración por haber prestado el dinero, a diferencia de los intereses de demora que suponen una penalización por el retraso en el pago.

Es importante tener claro esta distinción desde un punto de vista jurídico, ya que las reclamaciones judiciales seguirán diferentes vías según el tipo de interés. Mientras los intereses remuneratorios excesivos pueden considerarse usurarios, los intereses moratorios pueden ser reclamados por ser abusivos.

¿Qué son los intereses remuneratorios?

Los intereses remuneratorios son la contraprestación que se abona al prestamista por haber realizado el préstamo del dinero. Cuando se solicita un préstamo, este se devuelve aumentado por los intereses, que son el precio del préstamo del dinero.

Según el Código Civil, existen dos disposiciones importantes sobre los intereses remuneratorios:

  1. El artículo 1255 establece el principio de autonomía de la voluntad, lo que significa que ambas partes pueden pactar los intereses que consideren oportunos.
  2. El artículo 1755 establece que estos intereses no se presumen, por lo que se considera que los préstamos son gratuitos salvo que se pacte un precio entre ambas partes.

En caso de no haberse pactado los intereses moratorios, estos serán exigibles según el artículo 1108 del Código Civil.

Anulación de los intereses remuneratorios

La Ley de Represión de la Usura permite la anulación de los intereses remuneratorios acordados si son manifiestamente superiores al interés normal del dinero y considerados desproporcionados para la situación.

La jurisprudencia reconoce que los intereses moratorios pueden hacer que un crédito sea considerado usurario, pero para calificarlo así se debe tener en cuenta la TAE del préstamo. En otras palabras, el carácter usurario de un préstamo se determina por su precio, que incluye comisiones e intereses remuneratorios.

Además, los intereses remuneratorios también pueden ser anulados si no superan el control de transparencia. Este control requiere que el cliente sea consciente de los aspectos jurídicos y económicos del préstamo u operación.

Un ejemplo de esto es la anulación de las cláusulas suelo, que establecían un límite mínimo a los intereses remuneratorios de tipo variable. Con la anulación de estas cláusulas, el prestatario solo debe devolver el capital prestado sin tener que pagar intereses.

Cabe mencionar que también se puede anular los intereses de demora si se consideran abusivos, siendo superior en más de dos puntos con respecto al interés remuneratorio.

Prescripción de los intereses remuneratorios

Es importante saber cuándo prescriben los intereses remuneratorios. Según el Código Civil, el plazo de prescripción es de cinco años, lo cual significa que el prestamista debe reclamar el pago de los intereses en un plazo inferior para interrumpir la prescripción.

En caso de no hacerlo, solo podrá recuperar los intereses devengados durante los últimos cinco años.

En resumen, los intereses remuneratorios son una remuneración por haber prestado el dinero, y su anulación o reclamación depende de si son considerados usurarios o abusivos. Además, es importante tener en cuenta la prescripción de estos intereses para evitar la pérdida de derechos.


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.