El derecho al honor y la intimidad

Autor: Dudatis.com

El derecho al honor y la intimidad

En esta ocasión, nuestros expertos explican en qué consiste el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen. Se trata de un derecho fundamental de gran importancia, regulado en el artículo 18 de la Constitución española.

¿Qué es el derecho al honor?

El derecho al honor es un derecho irrenunciable, inalienable e imprescriptible que todas las personas tienen. Este derecho se encuentra protegido tanto en la jurisdicción civil como en la penal.

Cuando pensamos en el bien jurídico del honor, debemos relacionarlo con la dignidad humana, reconocida en el artículo 10 de la Constitución española. Todas las personas físicas, personas jurídicas e incluso asociaciones tienen derecho al honor y a mantener su propia dignidad. El prestigio social, el buen nombre y la reputación son componentes fundamentales de este derecho.

El derecho al honor tiene dos planos: uno interno, que corresponde a la propia estimación que una persona tiene de sí misma, y otro externo, relacionado con la concepción que otras personas puedan tener sobre la dignidad de nuestra persona.

Este derecho está estrechamente relacionado con el derecho a la intimidad personal y familiar, el cual protege a las personas frente a intromisiones de terceros que hagan públicos hechos o conductas que pertenecen a la esfera privada de la persona.

Construcción jurisprudencial del concepto del derecho al honor

Curiosamente, la legislación no ha dado una definición precisa del honor, la intimidad o la imagen. Esta tarea ha sido asumida por la jurisprudencia, en particular, la del Tribunal Constitucional.

Según el Tribunal Constitucional, el honor se relaciona con la buena reputación, entendida como la opinión que las personas tienen de una persona en términos positivos. Las intromisiones ilegítimas en el derecho al honor se producen cuando hay un desmerecimiento en la consideración ajena como consecuencia de expresiones que atentan contra alguien o son afrentosas en el concepto público.

La protección civil del derecho al honor

En el ámbito civil, la protección del derecho al honor se encuentra regulada en la Ley Orgánica 1/1982. Este derecho es irrenunciable, inalienable e imprescriptible.

Si se produce una intromisión ilegítima en el derecho al honor, se pueden solicitar diferentes medidas para ponerle fin. Entre estas medidas se encuentran el restablecimiento del perjudicado en el pleno disfrute de sus derechos, la adopción de medidas para prevenir futuras intromisiones, la indemnización por daños y perjuicios y la apropiación de los beneficios obtenidos por la intromisión ilegítima.

¿Cuándo existe una intromisión ilegítima en el derecho al honor?

La Ley Orgánica 1/1982 establece las intromisiones ilegítimas en el derecho al honor. Algunas de estas intromisiones incluyen:

  1. Emplazamiento de dispositivos de grabación de la vida íntima de las personas.
  2. Utilización de medios para conocer la vida íntima de las personas sin su consentimiento.
  3. Divulgación de hechos relativos a la vida privada que afecten a la reputación y buen nombre de una persona.
  4. Revelación de datos privados conocidos a través de la actividad profesional u oficial.
  5. Captación, reproducción o publicación de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada.
  6. Utilización del nombre, la voz o la imagen de una persona para fines publicitarios o comerciales.
  7. Injuriar a una persona mediante acciones o expresiones que menoscaben su dignidad.
  8. Utilización del delito para obtener notoriedad pública o divulgar datos falsos sobre los hechos delictivos.

Es importante destacar que existen excepciones a estas intromisiones ilegítimas basadas en el interés general de la información veraz y en el interés histórico, científico o cultural relevante.

La protección penal del derecho al honor

El Código Penal regula los delitos contra el honor y los delitos contra la intimidad y el derecho a la propia imagen.

En cuanto a los delitos contra el honor, el Código Penal establece que las injurias y las calumnias son constitutivas de delito cuando son de carácter grave. Las calumnias consisten en la imputación de un delito sabiendo que es falso, mientras que las injurias son acciones o expresiones que lesionan la dignidad de otra persona.

En caso de cometer injurias o calumnias con publicidad, la persona física o jurídica responsable del medio informativo puede ser también responsable civil solidaria.

Derecho al honor vs libertad de expresión

En ocasiones, el derecho al honor puede entrar en conflicto con la libertad de expresión e información. Esto crea un límite a la actividad de los medios de comunicación. Según la Ley Orgánica 1/1982, el respeto al honor, la intimidad y la propia imagen constituyen un límite al ejercicio de las libertades de expresión.

En resumen, el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen son derechos fundamentales protegidos por la Constitución española. Tanto en el ámbito civil como en el penal, existen medidas para proteger y hacer valer estos derechos en caso de intromisiones ilegítimas. Es fundamental respetar estos derechos a la hora de ejercer la libertad de expresión y la información.

¿Necesitas un abogado especializado en derecho penal? ¿Necesitas un abogado especializado en derecho civil?


0 Comentarios

En Dudatis.com, nos encanta que participes y expreses tus opiniones. Tu voz es importante para nosotros. Siéntete libre de comentar y compartir tus ideas. Esperamos con interés tus comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Apreciamos tu participación, y te pedimos que respetes nuestras normas. Recuerda que los campos marcados con * son obligatorios.